El sentido de las Flores

La tradición de entregar flores como regalo, probablemente se remonta más allá de lo que podamos imaginar. Ya sea para un funeral, una boda, un cumpleaños, o cualquier otra fiesta, la entrega de flores ha sido una formalidad desde hace mucho tiempo. Para los aniversarios, el Día de San Valentín, o Día de la Madre… Aunque este hábito no ha cambiado mucho con el tiempo, las verdaderas razones y significados de las flores y sus colores si ha cambiado con los años. Hoy en día se suele elegir una flor o un arreglo floral sobre la base de su vistosidad y formas, sin tener mucho en cuenta el significado de las mismas…
En tiempos más antiguos, las flores y sus colores desempeñaban un papel significativo en el mensaje que se estaba tratando de transmitir. Una rosa roja siempre fue signo de amor, aunque en otros casos el significado era más nefasto…
Un ejemplo clásico es cuando una mujer dejaba un ramo de begonias en la puerta de entrada de su casa. Las begonias significaban precaución, y el acónito era un símbolo que representaba un peligro mortal. Así, si un amante encontraba estas flores, sabría que el marido de la mujer estaba en casa, y por lo tanto no era muy aconsejable visitarla…al menos no ese día…

En la época Victoriana, se consideraba incomprensible que una viuda no se volviera a casar de una forma oportuna a fin de asegurar el sustento para ella y sus hijos. Los ancianos, solteros o viudos que la pretendiesen debían esperar a que la viuda terminase su tiempo de duelo; ¿como lo sabrían?, en el momento en el que ella se quitase un pequeño ramo de zinnias que siempre portaba, lo cual venía a significar «semáforo en verde». Entonces, y sólo entonces, se daba el pistoletazo de salida para los pretendientes…
El comienzo exacto de la tradición de regalar rosas el día de San Valentín se desconoce, aunque hay varias historias y la mayoría probablemente sean mitos. Quizás, lal más más certera y popular, fue la historia del sacerdote, cuyo nombre acabaría por llamarse San Valentín.
El emperador Claudio III había prohibido el matrimonio en un esfuerzo por llevar a más jóvenes a unirse a su ejército, dado que sin esposas o sin hijos estaban menos atados a sus hogares. Así que el emperador tuvo esa idea para “distraerlos”…. Este sacerdote, sin embargo, creía en el amor y el matrimonio y casaba en secreto a los jóvenes del Imperio…
Con el tiempo, el emperador se enteró de que el sacerdote era un desobediente y le condenó a muerte. Mientras que languidecía en la cárcel esperando su ejecución, el sacerdote se enamoró de la hija del carcelero. El amor estaba claro que iba a ser tan corto como el tiempo que tardase en ser ejecutado. El día en que iba a ser decapitado, el joven sacerdote le dio a la joven una nota acompañada de una rosa roja, que fue su expresión de amor eterno. Incluso si su cuerpo físico no podía seguir viviendo, su amor estaría encarnado en la belleza de la rosa…

Si bien no hay manera de saber las verdaderas razones por las que empezaron a darse flores en la historia,de lo que no cabe duda de que es una de las mejores formas de agradar a la persona que las recibe. Así que es por todo esto, y por muchas más cosas, por lo que regalamos flores hoy…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *