El mono y el niño

Winthrop Niles Kellogg, que no tiene nada que ver con los cereales, tuvo un «plan» en el año 1931 por el que paso a la historia.

Kellogg, que era psicólogo y nacido en Norteamérica, decidió adoptar un chimpancé de siete meses. Le adoptó y le bautizó con el nombre de Gua. Y adoptarle y bautizarle significaba que no sería una mascota más, sino parte de su familia. Y así fue. La «genial» idea del psicólogo era que fuera como un hijo. Un hijo más o menos de la misma edad de su hijo de verdad. Winthrop tenía por aquel entonces un hijo de diez meses, Donald, y quería comprobar con la compra del mono la evolución paralela de los dos seres. El chimpancé tenía por entonces 7 meses.

Niño y simio se convirtieron «obligatoriamente» en hermanos: el padre les trato igual, misma forma de vestir, misma forma de comer, misma forma de jugar y mismo afecto.

El resultado de la adopción fue que el chimpancé aprendió antes que el niño a utilizar la cuchara y a ir al baño. Cuatro meses después de empezar con el experimento el niño comenzó a imitar al mono. Comenzó a emitir una especie de sonidos (como si ladrara) cuando tenía hambre. Pero no solo eso, también lamía los restos de comida que encontraba en el suelo. Cinco meses más tarde, en lugar de saber como abrocharse los cordones de los zapatos, se los comía.

Con casi dos años de edad, cuando los niños ya comienzan a tener un «primer» vocabulario, Donald solo era capaz de pronunciar seis palabras a las que unía gruñidos, gritos y ladridos copiados del mono.

El padre y psicólogo, cuando se dio cuenta de que el mono con dos años estaba por encima de su hijo, decidió acabar con el experimento. Echó al chimpancé de su casa y olvido su «gran» idea.
Del niño se puede decir que no siguió el desarrollo del mono y años más tarde se licenció en Medicina por la Universidad de Harvard con grandes notas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *