EL LEGADO SUMERIO

El legado sumerio

Desde el IV milenio a.C., el país de Sumer fue escenario de una revolución cultural que marcó el curso futuro de la historia. La ciudad, la escritura, la rueda o la astronomía son algunas de sus aportaciones.

 

Con la expresión “milagro griego” designamos la aparición del conocimiento científico, precisamente durante la civilización griega antigua. Son célebres los logros obtenidos por ilustres personajes griegos, ya sea en literatura, historia, aritmética, geometría, física, matemáticas o filosofía. De la misma manera, nuestra cultura también ha bebido de las fuentes bíblicas, es decir, del conocimiento acumulado en las Sagradas Escrituras. Sin embargo, la investigación histórica y arqueológica desarrollada en el sur de Irak durante los últimos 150 años ha señalado a los verdaderos inventores de la ciencia y los relatos bíblicos: los sumerios, la primera civilización de la historia, responsable de tantísimos logros científicos y de los más importantes relatos mitológicos en los que se basa gran parte de la civilización mundial y occidental en particular. Los vericuetos de la historia han despojado a esta civilización de sus logros durante miles de años, sepultándolos bajo las arenas de la llanura mesopotámica. Eso sí, su influjo abarcó a todos aquellos pueblos que se extendían a lo largo de las costas mediterráneas y del Egeo. Pero, ¿cómo llegó la influencia sumeria hasta Grecia y la Biblia, alejadas ambas geográfica y cronológicamente de los sumerios? En primer lugar, el río Eufrates —que atravesaba Babilonia para ir a desembocar al Golfo Pérsico— fue un canalizador de gentes y mercancías, de ideas, pensamientos e innovaciones. Después, la escritura, inventada por los sumerios como un registro gráfico para mantener el saber, el conocimiento y la ciencia acumulada durante siglos. En el portentoso legado griego y bíblico que ha recibido nuestra cultura resuenan ecos distantes de una civilización extinta hace milenios. Incluso en nuestra vida cotidiana aún podemos apreciar el legado sumerio, ya sea al pasear por la ciudad, mirar la hora, leer un libro o escribir una carta. Uno de los primeros y más importantes logros de los sumerios fue la aparición de la vida urbana, es decir, la aparición de la ciudad. Así pues, la escritura, las ciencias, el arte, la tecnología o el humanismo, todas estas disciplinas son consecuencia del desarrollo que tuvo la agrupación de seres humanos en un mismo espacio y con unos objetivos parejos. A partir de ahí nacieron las disciplinas astronómicas, meteorológicas y de cálculo, e incluso las ciencias humanísticas. Por tanto, la cultura sumeria no debería ser concebida como una cultura ajena a nosotros ni lejana a nuestro tiempo, sino como algo próximo y familiar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *