El hielo Ártico, más fino y menos extenso

Así lo ha confirmado un estudio del Centro Nacional de datos sobre Hielo y Nieve de la NASA (NSIDC) gracias a las imágenes proporcionadas por los satélites. Es el sexto año consecutivo que se confirma esta tendencia de pérdida de hielo en el Ártico.
El Ártico desde el satélite

© NASA

Según los datos de los investigadores, la extensión alcanzada por la capa de hielo del Ártico alcanzó los 15 millones de kilómetros cuadrados, lo que significa cerca de 720.000 kilómetros cuadrados menos que la media registrada entre 1979 y 2000.

La extensión de la superficie no es la única preocupación que han generado los datos de la NASA. el espesor de la capa de hielo es buen indicador de la salud de la misma. Según Walter Meier, científico de la Universidad de Colorado, “esta capa es cada vez más fina, lo que la hace más vulnerable durante el verano”.

Un mapa del espesor del hielo

Oso polar triste

© sxc

Para medir el grosor de la capa helada los científicos solían hacer estimaciones inexactas. Sin embargo, las conclusiones a las que ha llegado el NSIDC se han basado en el primer mapa delespesor de la capa de hielo ártica, elaborado por Ron Kwok, investigador del laboratorio Jet Propulsión de la NASA.

El mapa del científico Ron Kwok revela la degradación acelerada de la calidad del hielo ártico. Los hielos más antiguos  tienen un mayor espesor y una mayor persistencia en la época estival que la nueva capa que se forma cada año.

Los hielos del Ártico tienen una importancia vital en el sistema climático de todo el planeta, al enfriar el calentamiento natural que se producen en las zonas ecuatoriales. Además, las zonas heladas reflejan la luz solar y moderan de este modo el calentamiento (las superficies claras absorben menos radiación que los objetos oscuros).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *