EL GRAN TEMPLO DE HATSHELPUT

El gran templo de Hatshepsut
«La maravilla de las maravillas»: así fue bautizado el templo funerario
que la reina
Hatshepsut ordenó construir en Deir el-Bahari, cerca de Tebas. Este
espléndido
recinto fue diseñado por el célebre arquitecto Sen-en-Mut, hombre de
confianza
y, quizás, amante de Hatshepsut, y ha permanecido a lo largo del
tiempo como un
monumento a una de las pocas mujeres que reinaron en el antiguo
Egipto.

El templo funerario de la reina Hatshepsut, conocido como Deir
el-Bahari —nombre que significa «monasterio del norte»— y
proyectado por su arquitecto en la corte real, Sen-en-Mut, es «la
maravilla de las maravillas» del antiguo Egipto: se erige en la
orilla occidental del Nilo y está parcialmente excavado en la
montaña tras la que se encuentra el Valle de los Reyes.
Estaba separado de la tumba de la reina en la necrópolis tebana
tan solo por un pasaje de unos cientos de metros. La
construcción del templo se prolongó durante los años 7 y 22 del
reinado de Hatshepsut (las obras se iniciaron en 1483 a.C.). A
diferencia de otros templos funerarios, el de Deir el-Bahari no se
rodeó de murallas, permitiendo al pueblo contemplarlo desde
fuera. Construido con bloques de piedra caliza local blanca, el
complejo está compuesto por un templo bajo, una calzada, y
organizado en tres niveles mediante terrazas superpuestas
sostenidas por pórticos, con pilares y columnas, y tres patios. En
la pared norte del templo se recrea la historia del nacimiento
divino de la reina, según la cual fue engendrada por el mismo
dios Amón, para justificar su acceso al trono en detrimento del
verdadero heredero: Tutmosis III, hijo del esposo y hermano de
Hatshepsut. Así pues, la reina erigió su templo como homenaje
al dios Amón, «señor de la Sede de las Dos Tierras», al que
consideraba su padre. Pero a la vez, todo el complejo sirvió para
glorificar la figura de una de las pocas mujeres que reinaron en
el país del Nilo. Tras la muerte de Hatshepsut el templo sufrió
todo tipo de agresiones y experimentó numerosos cambios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *