El ginseng ayuda a pacientes con cáncer a combatir la fatiga

Las dosis altas de ginseng americano (Panax quinquefolius), durante dos meses, parecen contrarrestar la fatiga, asociada frecuentemente con el cáncer, según un estudio nuevo.

Los investigadores del Centro Oncológico de la Clínica Mayo (Rochester, MN, EUA) realizaron un estudio que incluyó a 364 pacientes de cáncer en 40 sitios, que reportaban, al menos, fatiga moderada – una puntuación de 4, o más, en un escala de fatiga de 10 puntos – en que se podían descartar otras causas como la anemia, el dolor y el insomnio. Los participantes recibieron tratamiento doble ciego con 2.000 mg de raíz de ginseng de Wisconsin macerada, en forma de dos cápsulas separadas antes del mediodía, o con placebo, durante un período de ocho semanas.

Los resultados mostraron que las puntuaciones de fatiga entre los pacientes de cáncer se redujeron un 20%, en comparación con el 10,3% en el placebo. El efecto ya era perceptible a las cuatro semanas, cuando las puntuaciones del grupo de ginseng mejoraron en 14,4 puntos en la escala de 100 puntos, en comparación con una mejora de 8,2 puntos en el grupo placebo. Los efectos secundarios más comunes reportados con el ginseng, durante las ocho semanas, fueron una tasa de náuseas de 5%, en comparación con alrededor del 4% en el grupo placebo, y una tasa de aproximadamente el 4% de soltura de la materia fecal, frente al 3% con el placebo. El estudio fue presentado durante el congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, celebrado en junio de 2012 en Chicago (Illinois, EUA).

“El cáncer es una experiencia prolongada de estrés crónico y los efectos pueden durar 10 años más allá del diagnóstico y tratamiento”, dijo la autora principal y presentadora del estudio, Debra Barton, RN, PhD. “Si podemos ayudar al cuerpo a estar mejor modulado durante todo el tratamiento con el uso de ginseng, podríamos prevenir la fatiga severa a largo plazo”.

La fatiga en pacientes con cáncer se ha relacionado con un aumento de las citoquinas inflamatorias del sistema inmune, así como con niveles mal regulados de cortisol, la hormona del estrés. El ginseng, que se utiliza en la medicina tradicional china (MTC), como un refuerzo de energía natural, posee ingredientes activos llamados ginsenósidos que han demostrado (en estudios con animales) reducir las citoquinas relacionadas con la inflamación y ayudar a regular los niveles de cortisol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *