El fundamento físico del cambio climático

¿Por qué están tan seguros los climatólogos de que la actividad humana provoca un calentamiento peligroso de la Tierra?

Inicio artículo

Para quienes estudian el cambio climático, ¡qué raros son los momentos en que pueden exclamar «eureka»! Progresan mediante el penoso ensamblaje de los indicios que reporta cada nueva medición de temperaturas, exploración por satélite o experimento con modelos del clima. La información se comprueba y se vuelve a comprobar; las ideas se contrastan una y otra vez. ¿Se ajustan las observaciones a los cambios predichos? ¿No habrá otra explicación? Como cualquier científico que se precie, el climatólogo quiere asegurarse de que se apliquen los criterios más exigentes a cuanto se descubra en su campo.
Y así, a lo largo de los últimos veinte años, se han acumulado las pruebas –a medida que se multiplicaban los registros climatológicos, mejoraba nuestro conocimiento del sistema climático y aumentaba la fiabilidad de los modelos climatológicos– de que los seres humanos alteran el clima. La comunidad científica ha venido convenciéndose de la realidad del cambio climático reciente y de que en el futuro podrían suceder cambios aún mayores. Esta certidumbre se refleja en el último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC), el cuarto de una serie de documentos, escritos y revisados por cientos de expertos de todo el mundo, que evalúan los conocimientos de que se dispone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *