El fuego creador de Mauricio Wainrot

El Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín vuelve a la sala Martín Coronado (Corrientes 1530), con la reposición de Flamma Flamma, la última coreografía del director del Ballet, Mauricio Wainrot. La música pertenece a Nicholas Lens, la escenografía y vestuario son de Graciela Galán, la iluminación es de Eli Sirlin y Alejandro Le Roux, la puesta de video de Marcelo Manente y Pablo Yurrebaso, y la imagen de video de Martín Gómez. Cuenta Wainrot que esta obra estuvo esperando en su casa y en su cabeza por más de una década hasta que, por fin, se hizo realidad. El comienzo se debió a una idea del artista Carlos Gallardo. “En 2001, luego del estreno de Las 8 estaciones, en Amberes por el Ballet Real de Bélgica, Carlos Gallardo, escenógrafo y vestuarista de la obra, y mi compañero de vida, encontró en una casa de música un CD del oratorio Flamma Flamma, y lo compró para que lo escuchásemos juntos”, dice el coreógrafo, agradecido por el hallazgo de Gallardo, fallecido en
2008. “En fin, Flamma Flamma, de 75 minutos de duración, era de alguna manera muy ecléctica, y justamente por eso me pareció muy interesante para crear una nueva obra integral. Además de ser transgresor en géneros, el oratorio contaba con un texto cantado en latín, por seis voces maravillosas, y poseía fantásticos coros al estilo de las voces búlgaras, con ritmos cambiantes, y percusiones en numerosos pasajes”. El estreno llegó, finalmente, en noviembre de 2012. Ahora podrá disfrutarse, una vez más, los jueves, sábados y domingos, hasta el 17 de marzo.

 

Una reflexión sobre el espacio

El curador Rodrigo Alonso considera que arte contemporáneo en lugar de acomodarse a las salas de exposición tradicionales prefiere intervenir el espacio, ponerlo en entredicho, “parasitarlo”. Con ese fundamento tituló Espacios parasitados a la muestra que se presenta hasta el 7 de abril en el Pabellón de Bellas Artes de la UCA y que reúne obras de cinco artistas de la nueva generación, nacidos entre 1977 y 1986: José Martín Arangoa, Agustín Fernández, Juan Gugger, Guido Ignatti y Leila Tschopp. Se trata de una serie de obras realizadas en diversas técnicas, desde instalaciones hasta pinturas murales. Para Alonso, estas obras articulan diferentes “especialidades” y contextos: “Cada una, a su manera, contamina el recinto con una plasticidad y unos conceptos que nos llevan a proyectarnos más allá de sus límites materiales. Otras arquitecturas, otros lugares, otros ámbitos sociales y culturales, se hacen presentes a través de ellas, para invitarnos a reflexionar sobre formas alternativas de ocupación y pensamiento espacial”. Puede visitarse de martes a domingo de 11 a 19, en el renovado Pabellón de las Bellas Artes (Alicia M. de Justo 1300, Puerto Madero).

 

Entretenimiento apto para mayores

“El teatro de títeres, en su milenaria historia, es más reconocido como un entretenimiento para el público adulto. Recién en el siglo XX es que comienza su orientación y principal enfoque hacia los espectáculos para niños y con fines pedagógicos y didácticos”, dice Antoaneta Madjarova, la coordinadora del área de espectáculos para niños del Centro Cultural de la Cooperación (Corrientes 1543), el lugar donde se presenta el ciclo de Títeres para Adultos, con espectáculos ganadores del Premio Nacional Javier Villafañe 2012. Hoy y mañana a las 20.15, realiza sus últimas funciones Soy Solito, una pantomima musical dirigida por Laura Fontenla, Nicolás Solezzi y Victoria Mazzini. Dirigida e interpretada por Rubén Orsini, el próximo fin de semana se estrena Marionetas Orsini, una antología de momentos en los que pequeñas criaturas son manipuladas para reflejar breves e inolvidables historias de la calle.

 

fotografia
La personal manera de captar el mundo

Tres series de fotografías que suman un total de 28 imágenes, tanto tomas directas como intervenidas y de distintos tamaños (algunas de 2 por 1,25 metros) integran Fragilidad, la muestra de la platense Paula Toto Blake, una joven artista que ha expuesto en San Pablo, Roma, Bruselas, Nueva York y Londres, entre otros centros. Obtuvo varias distinciones como el premio Fundación Banco Ciudad y “Every picture tells a story”, en Boca Raton Museum of Art, Miami. En Fragilidad, pueden verse las fotografías realizadas durante una residencia en Sculpture Space Residency Program, de Nueva York, y en el cementerio de Edimburgo, Escocia, “a partir de las cuales –cuenta– comencé a generar un pensamiento que tiene que ver con el límite entre ficción, realidad, la ciudad como símbolo de condensación de miedos, incertidumbre y fragilidad”. La muestra se presenta desde el jueves 7, en la Sala J del Centro Cultural Recoleta (Junín 1930).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *