el ecumenismo abandona las tácticas y va a la esencia

Gregorio Magno habla inglés

El encuentro en Roma de Benedicto XVI con el primado de los anglicanos se desarrolló bajo la insignia del gran Papa que evangelizó Britania. Con Ratzinger y Williams el ecumenismo abandona las tácticas y va a la esencia

por Sandro Magister

http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1350195?sp=y

ROMA, 14 de marzo del 2012 – Entre las muchas críticas a Benedicto XVI hay una que ya no se sostiene después de celebrar las vísperas junto al arzobispo de Canterbury y primado de la comunión anglicana Rowan Williams, la tarde del 10 de marzo, en el monasterio romano de San Gregorio en el Celio.

La crítica es la de empantanar el ecumenismo, de anteponer el abrazo con los lefebvrianos al diálogo con las otras confesiones cristianas.

Los hechos dicen lo contrario. Los más irreductibles en rechazar las ofertas de paz del Papa son precisamente los seguidores del arzobispo cismático Marcel Lefebvre. Y las rechazan precisamente por motivo de los notables pasos avanzados – que para ellos son un ceder al error – por Benedicto XVI en el camino de reconciliación con los anglicanos, con las Iglesias de oriente e incluso con los herederos de Martín Lutero.

*

Con la comunión anglicana, el acercamiento que se registra desde que Joseph Ratzinger es Papa es simplemente sorprendente.

Según la lógica, uno se habría esperado lo contrario. En el otoño del 2009 Benedicto XVI promulgó una constitución apostólica, la «Anglicanorum Cœtibus», para regular el ingreso en la Iglesia católica de enteras comunidades de fieles provenientes del anglicanismo, con sus obispos y sacerdotes.

La iniciativa fue de inmediato condenada – por parte de algunas corrientes católicas progresistas – como un acto gravemente antiecuménico: o sea como un volver sobre la ideología del «gran retorno» y como voluntad de la Iglesia católica de «ampliar su imperio» arrebatando porciones a las Iglesias rivales.

Pero en el campo anglicano la iniciativa no provocó ningún rechazo.

El anuncio de la «Anglicanorum Cœtibus» fue dado simultáneamente por Roma y Londres, en este último lugar por obra del mismo primado anglicano Williams, que además no había participado en la preparación del documento.

Siguieron luego el efectivo pasaje a la Iglesia de Roma de miles de fieles y de decenas de sacerdotes y obispos, encuadrados en «ordinariatos» especiales, hasta ahora dos, el primero en Gran Bretaña y el segundo en los Estados Unidos.

Los recién llegados tienen la facultad de conservar su anterior rito litúrgico, mientras los sacerdotes y los obispos, generalmente casados y con hijos, son ordenados sacerdotes en la Iglesia católica, continuando en la guía de sus respectivas comunidades.

Numéricamente, los pasajes del anglicanismo al catolicismo normados por la «Anglicanorum Cœtibus» han sido hasta ahora más bien limitados.

Pero en simultaneo, entre los casi 77 millones de anglicanos en el mundo se ha ampliado el abismo entre un ala «liberal» favorable a las mujeres sacerdote, a las mujeres obispo, a los sacerdotes y obispos gay, a los matrimonios entre homosexuales; y un ala más amplia formalmente contraria a estas innovaciones.

En esta segunda ala la mayor parte son de inspiración «evangelical», muy alejada de la idea de pasar a la Iglesia católica.

Ello sin embargo no quita que la Iglesia de Roma sea vista hoy por la mayoría de los anglicanos de todo el mundo en una luz mucho más positiva que en el pasado, como válida guardiana de las tradiciones apostólicas comunes, contra las naufragios modernistas.

En consecuencia, el límite entre el catolicismo y el anglicanismo se ha hecho hoy más abierto. Y el mismo primado anglicano Williams, que es un teólogo fino, ha encontrado en el magisterio teológico de Benedicto XVI una visión ampliamente compartida.

El ecumenismo de Benedicto XVI no es de negociación, de recíprocas concesiones de soberanía, de dilución de la doctrina, con la finalidad de crear una estructura aceptada por todos. Simplemente quiere reavivar la fidelidad a las raíces de la misión de los cristianos en el mundo, como lo quería Jesucristo. Quiere lograr una unidad fundado en esta fidelidad.

Y la elección del monasterio romano de San Gregorio en el Celio, para las vísperas celebradas junto al primado anglicano Williams, ha sido precisamente un insistir en estas raíces esenciales, «porque precisamente desde este monasterio el Papa Gregorio [Magno] escogió a Agustín y sus cuarenta monjes para enviarlos a llevar el Evangelio entre los anglos, hace poco más de mil cuatrocientos años». Y luego, de sus islas, los monjes ingleses regresaron para evangelizar Europa.

Desde aquel envío en misión, el vínculo entre este monasterio romano y la cristiandad inglesa, antes y después de la ruptura en el siglo XVI, no se ha interrumpido.

Basta pensar que en San Gregorio en el Celio rezaron junto al predecesor del Papa Ratzinger, Juan Pablo II, también los dos anteriores primados de la comunión anglicana: Robert Runcie el 30 de setiembre de 1989 y George Carey el 5 de diciembre de 1996.

El actual prior del monasterio, Peter John Hugues, australiano, ha sido él mismo anteriormente sacerdote anglicano.

El primado Williams, en la homilía que predicó inmediatamente antes de la de Benedicto XVI, ha definido «cierta», aunque si bien aún «imperfecta», la proximidad entre anglicanos y católicos.

«Cierta, por la común visión eclesial compartida con la que nuestras dos comunidades están comprometidas, siendo el carácter de la Iglesia uno y particular: una visión de restauración de la plena comunión sacramental, de una vida eucarística que sea plenamente visible, y que sea así testimonio plenamente creíble, de modo tal que el mundo confuso y atormentado pueda entrar en la luz acogedora y transformante de Cristo. Y sin embargo imperfecta, a causa de lo limitado de nuestra visión, una deficiencia en la profundidad de nuestra esperanza y paciencia».

Con Benedicto XVI la unidad de visión mencionada por Williams ciertamente se ha reforzado. Su visita al Reino Unido en setiembre del 2010 tuvo uno de sus momentos más altos en las vísperas celebradas en la anglicana Westminster Abbey.

Dirigiendo el coro – quizá el mejor del mundo, entre los coros de música litúrgica – estaba el católico James O’Connell.

Y será precisamente este coro anglicano el que acompañará en Roma las liturgias de Benedicto XVI en la próxima festividad de los santos Pedro y Pablo, en las basílicas de San Pedro y de san Pablo extramuros.

También en esto bajo el signo común de Gregorio Magno y del canto que toma de él su nombre.

__________

La homilía de Benedicto XVI en las vísperas ecuménicas del 10 de marzo en el monasterio romano de san Gregorio en el Celio:

> «It gives me great joy…»

Y la homilía, en las mismas vísperas, del primado de la Comunión Anglicana, Rowan Williams:

> «It is a privilege to stand here…»

La celebración coincidió con los mil años de la fundación de los benedictinos de Camaldoli, que viven en el monasterio de San Gregorio en el Celio.

__________

La constitución apostólica del 4 de noviembre del 2009 que regula el ingreso a la Iglesia católica de grupos provenientes de la Comunión anglicana:

> «Anglicanorum cœtibus»

Y lo que ocurrió tras el escenario de su publicación, en una entrevista al cardenal Walter Kasper, que entonces era el presidente del pontificio consejo para la unidad de los cristianos:

> Anglicanos y ortodoxos. El cardenal Kasper entre dos fuegos

__________

Sobre el criterio que inspira el ecumenismo de Benedicto XVI es iluminador lo que ha dicho a la Iglesia evangélica de Alemania, en Erfurt, el 23 de setiembre del 2011:

«Fue un error de la edad confesional haber visto mayormente aquello que nos separa, y no haber percibido en modo esencial lo que tenemos en común en las grandes pautas de la Sagrada Escritura y en las profesiones de fe del cristianismo antiguo. Éste ha sido el gran progreso ecuménico de los últimos decenios: nos dimos cuenta de esta comunión y, en el orar y cantar juntos, en la tarea común por el ethos cristiano ante el mundo, en el testimonio común del Dios de Jesucristo en este mundo, reconocemos esta comunión como nuestro fundamento imperecedero. […] No serán las tácticas las que nos salven, las que salven el cristianismo, sino una fe pensada y vivida de un modo nuevo, mediante la cual Cristo, y con Él, el Dios viviente, entre en nuestro mundo».

En particular, por cuanto se refiere a la herencia de Lutero y las relaciones con las comunidades protestantes, véase su discurso completo:

> «La pregunta candente de Martín Lutero debe convertirse otra vez en una pregunta nuestra»

__________

En cuanto al momento feliz de las relaciones entre Benedicto XVI y las Iglesias de oriente, en particular el patriarcado ecuménico de Constantinopla y el patriarcado de Moscú, véase el conjunto de servicios de www.chiesa:

> Focus a las IGLESIAS ORIENTALES

__________

Traducción en español de Juan Diego Muro, Lima, Perú.

__________

Los últimos tres artículos de www.chiesa:

9.3.2012
> Diario Vaticano / Irlanda y Polonia, las dos hijas rebeldes
Eran las naciones más católicas de Europa. Pero a nivel diplomático esto es sólo un recuerdo. Los respectivos gobiernos están en pie de guerra con la Santa Sede. En Varsovia también con motivo de Radio Maryja

7.3.2012
> Diario Vaticano / El Papa confirma a su lugarteniente en Italia
Es el cardenal Angelo Bagnasco. Benedicto XVI lo quiere dirigiendo a los obispos por otros cinco años. Es el único caso en el mundo en el que este nombramiento es efectuado por el Papa, a pesar de la opinión contraria votada hace años por la conferencia episcopal

5.3.2012
> Los Estados Unidos de Obama, o de la libertad perdida
También en la patria del derecho y de la democracia están en peligro la libertad de conciencia. Es la acusación sin precedentes que los obispos lanzan contra el presidente de Estados Unidos. Aquí a continuación la carta reservada en la que explican por qué

__________

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *