EL DON DE DIOS ES DIOS MISMO

Respondiendo al P. Aquilino Bocos, cmf

Buen día, hermano! Gracias por tu oxigenante reflexión. “Si conocieras el don de Dios”. Como apuntas certeramente lo más original de la experiencia cristiana, sigo ampliando el tema .

En alguna de las cartas que nos hemos cruzado, hablamos sobre vida de comunidad que profesamos los religiosos. Decíamos que no es suficiente la comunidad de observancias, ni tampoco satisface un modelos liberal de comunidad que de fácilmente degenera en una sociedad de seguros mutuos. La vida comunitaria entre personas de distinta procedencia, cada una con su forma de ser, de pensar y de actuar, no es posible sin una inspiración teologal. Pero este calificativo no está exento de graves equívocos porque, si bien “teologal” remite a Dios, en nuestras cabezas hay imágenes muy peregrinas de la divinidad que tiene poco que ver con el Dios revelado en la conducta histórica de Jesús.
Parto de lo que tu dices: “en su vida, en sus palabras, en sus acciones Jesucristo refleja toda la bondad que tiene el Padre hacia los hombres. ¡Cuánto nos cuesta convencernos de que nosotros, consagrados, estamos empapados de ternura y misericordia!; si cada persona consagrada conociera el don de Dios en ella, que es su alianza, todos seríamos más flexibles y estaríamos más serenos”. Y añado: el don de Dios es Dios mismo. Pero ¿de qué divinidad estamos hablando?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *