EL DOLOR DEL PASADO

.- ¿Qué te pasa, amigo mío? – preguntó el anciano una noche, poco antes del amanecer, viendo al joven muy serio y tal vez un poco triste…
.- Me duele mi pasado, venerable – respondió en voz baja el joven
.- A todos, amigo mío – dijo entonces el anciano – nos duele a veces el pasado…
.- Yo pensaba, venerable – dijo cabizbajo y sorprendido el joven – que a ti ya nada te
dolía…
.- Mientras caminemos por el mundo, amigo mío – respondió el anciano sonriendo – nos dolerán las espinas y los golpes… ¿Qué te hace pensar que ya no siento el dolor?…
.- Tu permanente serenidad, venerable…
.- Ah, la serenidad – dijo entonces con tristeza el anciano y después de guardar silencio un corto trecho, tornó a hablar con suavidad – Verás, mi buen amigo, la serenidad nada tiene que ver con la insensibilidad; la serenidad simplemente permite que el dolor que a veces sentimos no modifique nuestro camino…
El joven permanecía en silencio, pensativo y ensimismado…
.- Ven, amigo mío  – dijo entonces el anciano – caminemos fumando nuestras pipas en medio de las alegrías y las tristezas que el mundo nos ofrece amablemente, riendo con unas y llorando con las otras, sin perder de vista el horizonte, donde el Sol tanto se pone como sale a diario…
Y apoyando suavemente una mano en el hombro del joven, señaló a su alrededor con un amplio ademán…
.- El mundo, amigo mío, es rico en matices, lo cual incluye los contrastes del dolor y la alegría,  ¿preferiríamos acaso no sentir esos matices?… No debemos temer, no hay riesgo alguno en ser sensibles a Su infinita magnificencia…
Y diciendo esto, alzó los ojos al horizonte donde, después de la noche, siempre asoma el Sol…
 
Anónimo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *