El dolor crónico

La glía se encarga del mantenimiento del sistema nervioso, pero sus cuidados pueden ir demasiado lejos. Tenerla bajo control podría aliviar dolores que los medicamentos actuales no calman.

ANDREW SWIFT

Inicio artículo

A consecuencia del impacto, el pie de Helen se salió del pedal del embrague y su tobillo se retorció contra el suelo del coche. En aquel momento pareció un esguince sin importancia, pero el dolor no remitía. Al contrario, se intensificaba. Al final, el más ligero contacto, incluso el suave roce con las sábanas, subía como una descarga eléctrica por su pierna. «Me dolía tanto, que no podía hablar, aunque gritaba por dentro», escribía la joven en una revista en línea sobre la misteriosa enfermedad que la atormentaría durante tres años.
El dolor crónico que padecen las personas como Helen no debe confundirse con el dolor agudo, una sensación corporal intensa y preocupante cuyo propósito es evitar que sigamos hiriéndonos (es decir, un toque de atención de nuestro organismo). El dolor agudo se llama también dolor patológico, ya que es una causa externa, así una lesión en los tejidos, la que produce las señales que se propagan por el sistema nervioso hasta el cerebro, donde son interpretadas como dolor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *