El despliegue filosófico y artístico sobre el circo de Johann Le Guillerm

Es una de las grandes figuras del circo contemporáneo y presenta 2 muestras.

La magia escasea: se sospecha que la asesinó la rutina. Por eso, cuando aparece, hay que aprovecharla. Una gran posibilidad es la exposición Monstration, del francés Johann Le Guillerm, que por estos días puede verse en el Centro Municipal de Exposiciones. “Circo mental”, la llama el mismo artista, a la muestra. Porque es un despliegue filosófico de lo que él hace en el que parece ser su lugar natal: el circo.

Sí, Johann Le Guillerm, este hombre rubio, raro, de voz baja y espíritu aparentemente sereno (pero su cuerpo lo niega, siempre parece listo a saltar de repente, como un conejo), es una de las grandes figuras del circo contemporáneo. Reconocido por hacer espectáculos inusuales, Le Guillerm se encuentra ahora en Buenos Aires presentando Monstration , y además, Secret , éste último dentro del Festival del Polo Circo que organiza el gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Clarín lo encontró en su muestra, para observar las obras junto a él.

Entramos. Son tres inmensas salas oscurísimas, con artefactos de todo tipo, realizados con metales viejos, telas, vidrios, y pequeñas pantallas de video escondidas dentro de tubos plegables. Hay un sonido misterioso de fondo, como gotas de agua. Y el despliegue en el espacio. Se ve que Le Guillerm vive del movimiento; su percepción es espacial.

¿Qué es toda esta simbología que despliega a través de las obras? Es una investigación alrededor del punto. Geométrico, filosófico, material e inmaterial.

¿Cómo y dónde, en las obras, podemos ver desplegada esta investigación? Por ejemplo, en el rulo de una lana ¿Hay alguna relación entre “Secret” y la exposición “Monstration”? Sí, las dos tienen la misma base de investigación.

¿Cómo se percibe esto a través de los elementos que componen las obras? Bueno, Secret yMonstration no son la misma cosa, pero se pueden relacionar. Por ejemplo, si definiera al circo como el espacio del punto de vista, en el cual se puede ver o mostrar prácticas minoritarias. Está el circo, está la pista, el público ubicado alrededor; y luego hay un punto central, que es común a todos y a todo lo que ocurre. Quizás podríamos ver esta investigación sobre el punto –la de Monstration – como una especie de investigación escenográfica.

En la exposición hay garbanzos que crecen con el pasar de los días, y hacen, así, girar una rueda. Hay gotas de agua que se acumulan obligando a otra rueda a avanzar por un carril. Y hay la sorpresa mayor: esa gigantesca bola de tierra que se desplaza en medio de la oscuridad, bajo la mirada atenta de luces como estrellas. “Brrrrrummmm”, se escucha de repente; y la bola se mueve. Camina.

Una pregunta más, Le Guillerm: ¿qué es lo que hace desplazarse a la bola? (Sonríe con ganas) La voluntad del espectador.

Ni un gramo más ni un gramo menos de misterio y alquimia, existe en este universo paralelo, pleno de concentración e intensidad, llamado Le Guillerm.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *