EL DESCUBRIMIENTO DEL ALMA HUMANA

No somos seres humanos teniendo una experiencia espiritual, somos seres espirituales teniendo una experiencia humana. Teilhard de Chardin.

El hombre no tiene un alma, sino que el alma tiene un hombre. J. Conrad Lewis.

En una época el hombre supo que tenía un alma. Habría sufrido un gran impacto si le hubieran dicho que algún día se tendría que escribir un libro para informarle, como un descubrimiento científico, de que la tenía. L. Ronald Hubbard.

 

Científicamente se sabe que el hombre se compone de tres partes: 1) Thetán (alma o Yo Superior); 2) mente y 3) cuerpo.

De las tres, obviamente, el Thetán es la entidad superior, ya que sin alma el cuerpo no tendría animación ni mente, mientras que sin un cuerpo o una mente, el alma continúa teniendo animación y vida.

En este caso es más acertado hablar directamente de espíritu: el espíritu (100 %) es el ser no encarnado.

El término Thetán fue acuñado por L. Ronald Hubbard para referirse al alma o Yo Superior, y resulta más apropiado utilizarlo para erradicar la concepción errónea de que el hombre «tiene» un alma: el hombre «es» esa alma.

La palabra Thetán proviene de la letra griega theta que, en electroencefalografía, indica un ritmo cerebral más lento y predomina en el nivel de la percepción extrasensorial.

En el plano físico, sólo un 10 % de nuestro espíritu anima nuestro cuerpo y nuestra mente. El otro 90 % se encuentra en un plano de vibración superior, el que nosotros llamamos el mundo espiritual.

Cuando desencarnamos seguimos existiendo como espíritu, ya que éste es inmortal.

Mediante la telepatía mediúmnica es posible comunicarse con cualquier Thetán (90 %) o espíritu (100 %).

El Thetán (alma o Yo Superior, o como cada uno guste denominar), fue descubierto por Hubbard y hoy constituye un hecho científico irrefutable.

Además, la única curación válida es la que rehabilita al Thetán (ya se está haciendo, aunque no a través de la Medicina ni de ninguna de sus ramas).

 

NOMENCLATURA

 

Las denominaciones de las diversas partes del espíritu son:

1) espíritu propiamente dicho: es el espíritu 100 %, es decir, cuando no está encarnado;

2) Thetán (alma o Yo Superior): es el espíritu 90 %, es decir, cuando está encarnado;

3) mente analítica: es el espíritu 10 %, es decir, el Pensador en el plano físico, ya que su 90 %, que queda en su propio plano, sólo esporádicamente se comunica con el 10 % en forma directa, aunque están en continua conexión.

La mal llamada «muerte» no es más que la reunión del 90 % con el 10 %.

Llamamos «Mente analítica» al espíritu encarnado (10%) porque para saber primero tiene que analizar. Esta envía los conceptos al cuerpo mediante el decodificador (sistema de control entre la unidad de conciencia y el universo físico). En cambio, el Thetán o espíritu no necesitan analizar para saber: directamente sabe, puesto que es concepto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *