El citomegalovirus: proteja su bebé

En los EE. UU. 1 de cada 750 niños tienen discapacidades debido a la infección congénita por citomegalovirus (CMV). Sepa cómo proteger a su bebé del CMV.

El citomegalovirus es la infección congénita (presente desde el nacimiento) más común en los Estados Unidos. Cada año, en este país, alrededor de 5,500 (1 de cada 750) niños nacen con, o presentarán más adelante, problemas permanentes que pueden generar discapacidades debido a esa infección.

Si usted está embarazada o planea un embarazo, la mejor manera de proteger a su futuro bebé del citomegalovirus es protegiéndose a sí misma.

¿Qué es el citomegalovirus?

CMV significa citomegalovirus. Es un virus que por lo general infecta a personas de todas las edades. Una vez que el CMV se aloja en el cuerpo de una persona, se mantendrá ahí de por vida. La mayor parte del tiempo las personas con CMV no son contagiosas porque el virus «se oculta» dentro del cuerpo y no es liberado en líquidos corporales como la orina o la saliva. La mayoría de las personas con la infección por el CMV no tienen síntomas de la enfermedad. Sin embargo, el citomegalovirus puede causar enfermedades en los bebés en gestación cuando se los transmite la madre.

¿Qué es la infección congénita por citomegalovirus?

Cuando la madre le transmite el citomegalovirus al bebé durante el embarazo, se dice que el bebé tiene una infección congénita por citomegalovirus. Las madres que contraen la infección por citomegalovirus por primera vez cuando están embarazadas, tienen probabilidad de que hasta 1 de cada 3 se la transmita a su bebé en gestación.  Si una mujer se infecta antes de quedar embarazada, el riesgo de que le transmita el virus a su bebé se reduce a aproximadamente 1 en 100.  En general, alrededor de 1 de cada 150 niños nace con infección congénita por citomegalovirus. Esto significa que anualmente en los Estados Unidos cerca de 30,000 niños nacen con esta infección.

¿Cómo puede afectar a un bebé la infección congénita por citomegalovirus?

La mayoría de los niños (9 de cada 10) con infección congénita por citomegalovirus no presentan síntomas al nacimiento. Algunos (1 de cada 10) tendrán síntomas al nacimiento, como:

  • Pequeño tamaño corporal
  • Problemas de hígado, bazo o pulmones
  • Ictericia (piel y ojos amarillos)
  • Manchas rojas en la piel
  • Convulsiones

En casos inusuales, la infección congénita por citomegalovirus puede causar la muerte. Alrededor de 1 de cada 5 niños infectados, ya sea que presenten o no síntomas al nacer, tendrán problemas de salud permanentes en sus primeros años, como:

  • Pérdida auditiva
  • Pérdida de visión
  • Discapacidad intelectual
  • Falta de coordinación
  • Convulsiones

¿Cómo contraen el citomegalovirus las mujeres embarazadas?

  • La forma más frecuente de transmisión de esta infección a mujeres embarazadas es por el contacto de sus ojos, nariz o boca con la orina o saliva de niños pequeños.
    • Los niños pequeños tienen más probabilidad de liberar el citomegalovirus en sus líquidos corporales que las personas adultas. Una vez que el niño está infectado, puede propagar el virus durante los años preescolares. Los niños pequeños también son más propensos a pasar sus líquidos corporales al medio ambiente al babear, meterse los juguetes a la boca y al orinarse en los pañales.
  • Las mujeres embarazadas también se pueden infectar a través del contacto sexual con una persona adulta que les transmita el citomegalovirus.

¿Está embarazada o está planeando un embarazo?

Evitar el contacto con la orina o la saliva, en especial de los niños pequeños, puede reducir su probabilidad de contraer el citomegalovirus y de transmitírselo a su bebé en gestación. Estas son algunas medidas sencillas que usted puede tomar para evitar que sus ojos, nariz o boca entren en contacto con la orina o la saliva:

  • Lávese las manos a menudo con agua y jabón, especialmente después de:
    • Cambiar pañales, alimentar a un niño, limpiarle la nariz o la baba, tocar sus juguetes y tocar su saliva o secreciones nasales (mocos)
    • Si no hay agua, use un desinfectante para manos a base de alcohol
  • No comparta con los niños pequeños alimentos, bebidas ni cubiertos
  • No se lleve a la boca el chupete del bebé
  • Limpie con productos caseros los juguetes, mesas y otras superficies que entren en contacto con la orina o la saliva del niño

¿Existe una prueba para detectar el citomegalovirus?

Sí, se pueden hacer pruebas de sangre para ver si una mujer tiene la infección por citomegalovirus. Sin embargo, estas pruebas no son habituales porque no son buenas para pronosticar si un bebé estará infectado por el CMV o tendrá problemas de salud. A los recién nacidos que presenten síntomas indicativos de la infección congénita por citomegalovirus después del nacimiento se les puede hacer la prueba en las 2 a 3 primeras semanas de vida con exámenes de sangre, orina o saliva.

Tratamiento
Algunos estudios han evaluado el uso de medicamentos para tratar a recién nacidos con casos graves de la infección congénita por CMV. Estos medicamentos pueden prevenir la pérdida auditiva y mejorar los resultados en el desarrollo de estos bebés. Sin embargo, debido a sus posibles efectos secundarios graves, estos medicamentos solo deben recomendarse para recién nacidos con casos graves de la infección congénita por CMV. Si su niño tiene citomegalovirus congénito, consulte a su médico sobre el mejor tratamiento a seguir.

Las vacunas para prevenir la infección por citomegalovirus todavía se encuentran en la etapa de investigación y creación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *