EL CAMINO EVOLUTIVO

La región del Awash Medio, en Etiopía, es el sitio que se ha ocupado de manera más persistente en la Tierra.

FECHA DE PUBLICACIÓN:2011-06-17 AUTOR: JAMIE SHREEVE
En el desierto de Afar, en Etiopía, la muerte puede llegar de muchas formas.Están las enfermedades, por supuesto, pero también se puede perecer por el ataque de un animal salvaje, la mordedura de una serpiente, al caer de un risco o en un tiroteo entre un clan afar y los issa del otro lado del río Awash, al Este.

Sin embargo, la vida es frágil en toda África. Esta zona es especial por la esporádica durabilidad de los restos de los muertos. La cuenca de Afar se sitúa justo sobre una falla creciente en la corteza terrestre. Con el tiempo, los volcanes, terremotos y la lenta acumulación de sedimentos enterraron los restos para después regurgitarlos. Tim White, paleoantropólogo de la Universidadde California en Berkeley dijo:
«La gente lleva millones de años muriendo. Ocasionalmente corremos con suerte y encontramos los restos».

El proyecto de investigación del Awash Medio, codirigido por White y sus colegas etíopes Berhane Asfaw y Giday WoldeGabriel, dio a conocer su mayor golpe de suerte en octubre del año pasado: el descubrimiento, 15 años antes, del esqueleto de un miembro de nuestro linaje que murió hace 4.4 millones de años en un sitio llamado Aramis, a menos de 30 kilómetros al norte de lo que hoy es el lago Yardi. Pertenecientea la especie Ardipithecus ramidus, la mujer adulta -a la que llaman «Ardi»- es más de un millón de años más vieja que el famoso esqueleto de «Lucy» y tiene mucha más información sobre uno de los mayores enigmas evolutivos: la naturaleza de nuestro ancestro común con los chimpancés. Se ha vuelto casi un reflejo anunciar que el más reciente descubrimiento «rompe con todas las nociones previas» sobre nuestros orígenes. Tim White detesta esta hipérbole. Pero, en el caso de Ardi, parece ser cierta.

Sin embargo, a pesar de ser sensacional, A. ramidus representa apenas un momento de nuestro recorrido evolutivo, que se inicia con un simio oscuro para llegar hasta el ser que tiene en sus manos el destino del planeta. No hay un mejor lugar en la Tierra para ver cómo se dio esta transformación que el Awash Medio. Además de Aramis, hay otras 14 localidades donde se han encontrado homínidos, miembros de nuestro linaje exclusivo (también llamados homininos), desde formas más antiguas y primitivas que A. ramidus hasta las primeras encarnaciones del Homo sapiens.

White me había dicho que estas «ventanas del tiempo» son tan cercanas que literalmente se puede caminar de una a otra en el transcurso de un par de días. Me invitó a unirme al equipo en el campo para demostrármelo. Nuestro recorrido empezaría en el presente, en el lago Yardi, y retrocederíamos en el tiempo de un sitio a otro,descubriendo las capas que nos hacen humanos, rasgo por rasgo y especie por especie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *