El beneficio de la estimulación cerebral en Parkinson se prolonga 10 años

Los beneficios de la estimulación subtalámica mediante implantes cerebrales que estimulan el cerebro de las personas con Parkinson parecen prolongarse al menos 10 años después de que éste se haya realizado, asegura un estudio que se publica en Archives of Neurology. Según el trabajo, los pacientes que recibieron un implante mantenían una mejora en su función motora transcurrido este periodo de tiempo.

La estimulación cerebral profunda del núcleo subtalámico es una técnica eficaz y segura en personas con Parkinson. Algunos estudios han demostrado que la técnica, que estimula una parte del cerebro involucrada en la función motora, puede tener ventajas cuando se compara con otros tratamientos médicos en lo que se refiere al control de las complicaciones motoras y a la mejora en la calidad de vida. Hasta ahora, se sabía que estimulación cerebral profunda del núcleo subtalámico producía una mejoría en la función motora que se mantenía entre 5 y 8 años, aunque se deterioraba progresivamente con el paso del tiempo. Sin embargo, hasta la fecha, los estudios de seguimiento postoperatorio no se prolongaban más de ocho años.

El equipo coordinado por Anna Castrioto, de la Universidad de Peruggia (Italia), ha llevado a cabo un estudio sobre 18 pacientes con enfermedad de Parkinson en fase avanzada que habían recibido estimulación cerebral profunda del núcleo subtalámico entre 1996 y 2000.

Largo plazo
Los expertos realizaron valoraciones de la función motora antes de la implantación, al año, y a los 5 y 10 años. Se dividió a los pacientes evaluados en 4 grupos: sin medicamentos, sin estimulación, sin ninguno de estos dos tratamientos y con ambos. En cada valoración, los investigadores registraron los medicamentos de cada paciente y las dosis aplicadas.

A los 10 años, la combinación de medicamentos y estimulación cerebral profunda del núcleo subtalámico se asociaba con una mejoría en la función motora, en el temblor de reposo y en acción, en la bradicinesia (movimientos lentos) y en los test de rigidez. «Estos resultados confirman la respuesta a largo plazo a la estimulación subtalámica en pacientes con enfermedad avanzada, que mostraron una mejoría prolongada del motor de hasta 10 años», concluyen los investigadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *