El Baryshnikov del hip-hop

En 2007, Katie Smythe, una profesora de ballet de Memphis, llevaba a su mejor alumno, Charles Riley, a una clase y presentación. Riley, un joven que se especializaba en la forma local del virtuoso paso de hip-hop llamado jookin, tomaba clases de ballet para ganar fuerza y extender su alcance.

Le pidió a Riley que bailara al compás de la música de cello del «Cisne» del «Carnaval de los animales» de Saint-Saëns. Puso la música en el auto y le contó que Mijail Fokine la había coreografiado para que Anna Pavlova la bailara en puntas.

En jookin, hombres de zapatillas también bailan una versión en puntas. No usan calzas, y con esos zapatos no pueden tensar las rodillas, pero bailan en puntas de pie y mueven los brazos en las corrientes y aislamientos del hip-hop que son el equivalente moderno de las ondulaciones de una bailarina que interpreta a un cisne. Cuando Smythe y Riley llegaron a su destino, ella lo presentó y puso la música. Su actuación se filmó y se la subió a YouTube.

Heather Watts, una ex directora del New York City Ballet, vio el video en 2010. Riley, más conocido como Lil Buck, se había trasladado al sur de California.

Al ver el video, Watts quedó fascinada, tanto por la belleza, musicalidad y espontaneidad de la interpretación como por su novedad en cuanto a estilo.

Contactó a Smythe vía Facebook y también le mostró el video a su esposo, Damian Woetzel, un ex director del City Ballet que integra el Comité de Artes y Humanidades del presidente y es director artístico del Festival Internacional de Danza Vail.

Al igual que Watts, quedó impresionado.

En diciembre de 2010, Woetzel vio bailar a Lil Buck en persona por primera vez, y en abril de 2011 organizó una sesión en Los Angeles en la cual Lil Buck volvió a bailar el «Cisne», esta vez con música de cello en vivo de Yo-Yo Ma, para un evento de promoción de educación artística.

En esa ocasión la filmación estuvo a cargo del director Spike Jonze, que usó su iPhone. Jonze subió el clip online y el éxito fue global.

En la actualidad, Lil Buck baila en los conciertos de Madonna en el mundo entero y ha participado en avisos de Gap.

En diciembre volvió a Memphis para interpretar al Rey Rata en «Nut ReMix», de Smythe, un «Cascanueces» que combina el hip-hop con música de Tchaikovsky.

En 2006, cuando Riley llegó al estudio de Smythe a las cinco de la tarde, ésta pronto reconoció al «Baryshnikov del jookin».

Lil Buck y muchos otros estudiantes proceden de familias pobres. Smythe pudo auspiciarlos con ayuda de Nike, Arts Memphis, fondos para la educación de Arts Outreach y otras fuentes. Le pagó a Lil Buck 200 dólares por semana (que llegaron a ser unos 300) para que asistiera a su escuela.

A menudo hacía que lo pasara a buscar un taxi debido al mal servicio de transporte.

Hace lo mismo por sus actuales estudiantes.

En octubre visité el New Ballet Ensemble and School de Memphis que Smythe fundó y dirige.

Un maravilloso chico de trece años, Tajari Benson, conocido como T J, hacía el cisne.

Una semana antes lo había bailado con Ma en un concierto de la Orquesta Sinfónica de Memphis (ahora también está en YouTube).

La sutileza rítmica de Benson, su fluidez física y su atención musical eran asombrosas.

Podía sentirse en cada nota la majestuosidad del cisne en vuelo.

La característica más notable de ese baile maravilloso era la completa naturalidad con la que Benson expresaba la vulnerabilidad del cisne.

Comenzó arrodillado y finalizó volviendo a la posición de rodillas para luego replegarse en la posición de reposo del cisne.

Nada de excesos de dolor ni de protesta: sólo un muchacho cisne en el suelo, cabeza baja, brazos sobre la pierna extendida, en busca de la quietud final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *