El arte de hacer visible la opresión de género

Sobre el Bienal de Arte Contemporaneo de la Habana; la muerte reciente del poeta cordobés Vicente Luy; John Cage en Villa Ocampo; y un concurso musical de la Fundación Hebraica.

Argentinas en la bienal de la habana

“Cuando las prácticas activistas se articulan con estrategias de orden visual y comunicacional, surge, de manera ineludible, la pregunta acerca de lo que debe ser dicho o hecho en la búsqueda de una transformación social”, sentencia el colectivo Mujeres Públicas (www.mujerespublicascom.ar), que representa –junto a otros artistas–, a la Argentina en la recién inaugurada Bienal de Arte Contemporáneo de La Habana, que reflexiona sobre las prácticas artísticas y los imaginarios sociales. “Nuestra práctica está atravesada por la intención de explorar quiénes somos las mujeres, cuáles son nuestros propios deseos y discursos, qué relaciones y lecturas podemos hacer de nuestro cuerpo y nuestra sexualidad por fuera de la maraña de mandatos de belleza, maternidad, heterosexualidad obligatoria, etc.”, continúan las integrantes del colectivo que trabaja desde 2003 en acciones urbanas que visibilizan situaciones de opresión y violencia sobre las mujeres. Campañas como “Esta belleza”, en la que los afiches publicitarios son intervenidos con stencil que rezan: “Esta belleza duele, reprime, discrimina, castiga, condiciona, lastima…”, o propuestas como el “Proyecto Heteronorma”, que pone a circular cuestionarios con preguntas como: “¿Usted es heterosexual?, ¿cuál cree que es la causa de su heterosexualidad?, ¿cree que su heterosexualidad tiene cura?” funcionan como dispositivos de reflexión, apropiación del espacio público y germen de nuevas subjetividades. En la Bienal se exhiben registros documentales de varias de sus acciones y producciones.

 

Luy, el recuerdo de un poeta singular

Córdoba, sus calles, sus muros, sus ríos y su gente quedaron en silencio, esa clase de silencio que se produce cuando una de las voces faro se apaga. El jueves 23 de febrero de 2012 el poeta Vicente Luy murió en Salta, saltó al vació desde un séptimo piso. Luy, huérfano desde antes de cumplir un año, se crió con su abuelo Juan Larrea, poeta español ligado a la generación del 27. Allí la primera semilla de su poesía, aunque, como recuerdan sus amigos, a él le gustaba decir que su formación la debía a García y Spinetta. Son ellos, sus amigos: Hilda Lizarazu, Flopa, Florencia Ruiz, Osvaldo Vigna, Hernán, Pipo Lernoud, Patio lector y Sorpresas quienes mañana, domingo 13 de mayo, le harán el homenaje “Hablamos de la vida”, a las 20.30 en Vuela el pez (Av. Córdoba 4379). Fundador de los Verbonautas, Luy fue autor de una poesía poderosamente autorreferencial en libros comoLa vida en CórdobaVicente habla al pueblo y No le pidan peras a Cúper, entre otros. “Sus libros son muy, pero muy parecidos a él. Quizá por eso sea difícil hablar de su poesía sin hablar de su vida. Porque hablamos de la vida”, sentenció Hernán.

 

Una celebración de la vida de Cage

En el marco del ciclo Siete Noches en Villa Ocampo, la casona de San Isidro se prepara para una gran fiesta en honor a uno de los más grandes experimentadores de la música y las artes. En “Music Walk. Homenaje a John Cage en el centenario de su nacimiento”, Ensamble Tropi, con la dirección de Haydée Schvartz, interpretará piezas de John Cage, Erik Satie, Morton Feldman y Earl Brown. Sebastián Tellado (flauta), Constancia Moroni (clarinete), Florencia Ciaffone (violín), Alejandro Becerra (violoncello), Manuel Moreno (guitarra), Sebastián Gangi (piano) y Juan Denari (percusión) recorrerán piezas como “Furniture music etcetera”, “Soliloquy”, “Radio music” y “Six melodies for violin & keyboard”, del poeta, investigador, teórico musical y compositor. Además, Margarita Fernández y Pablo Gianera leerán textos del libro Silence. El sábado 19 a las 20.30 en Villa Ocampo, (Elortondo 1837).

 

Concurso musical con historia

En la década del 40 el departamento de Cultura de la Fundación Hebraica inauguró el Concurso Estímulo para Jóvenes Concertistas, que siguió en pie en las siguientes décadas y se interrumpió tras el Golpe de Onganía en 1966. Del certamen salieron por entonces figuras que alcanzarían renombre internacional, como es el caso de Alberto Lysy, Adela Marshall, Jaime Braude, Laura Escalada, Rubén D. González y Ana Stampalia. Este año, las autoridades de la Fundación han decidido hacer resurgir esta iniciativa y han abierto la convocatoria a participar en la edición número XXIV del concurso, que retoma el objetivo inicial de estimular la creación de los jóvenes. Destacado históricamente por la calidad de sus jurados, el concurso contará en esta oportunidad con Mario Benzecry, Marcelo Lombardero, Efraín Paesky, Pablo Saraví y Andrés Spiller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *