El arte azteca

Las manifestaciones del arte azteca son de las más importantes dentro del mundo precolombino. Destaca la escultura, frecuentemente relacionada con la mitología, la plumería y la producción de cerámica

Cultura azteca. Período postclásico. (1250-1521 d.C.) Capital Tenochtitlán.

 

Xochipilli, dios de las flores. Postclásico Tardío. Museo Nacional de Antropología de México

Las manifestaciones artísticas aztecas forman parte de las más importantes entre las culturas precolombinas. Casi todas las obras tienen un carácter social, esto es, el arte estaba al servicio del estado y servía para reforzar la identidad del pueblo mexica. Así mismo, y dada la importancia de la religión en la sociedad, muchas de las manifestaciones artísticas tienen componentes míticos.

La escultura aparece generalmente asociada a los grandes edificios, y es monumental a la vez que realista. La mayoría de las piezas representan a dioses, mitos, leyendas y gobernantes. Son obras destacables la imponente Coatlicue (diosa de la tierra); la cabeza de Coyolxauhqui (diosa de la Luna e hija de Coatlicue); la Piedra del Sol o Calendario azteca, enorme bloque circular trabajado en relieve y dedicado a la divinidad solar Tonatiuh que algunos investigadores atribuyen al monstruo de la tierra Tlaltecuhtli y la Piedra de Tizoc, enorme disco que narra en un friso las conquistas del que fuera famoso Tlatoani (emperador) de los aztecas entre 1481 y 1486.

También es muy conocida la imagen de la diosa de las flores Xochipilli, sentada sobre un gran taburete, con todo el cuerpo cubierto por flores tatuadas. La escultura de pequeño tamaño en piedra tuvo también una gran importancia. Suele pertenecer más al ámbito de lo cotidiano, reproduciendo, generalmente, animales y objetos comunes. Algunas piezas conservan restos de pintura e incrustaciones realizadas con piedras diferentes. 

Tocado de Moctezuma II. Los penachos de este tipo eran símbolo de poder. Se cree que éste, confeccionado a principios del s XVI, fue entregado por Moctezuma II a Hernán Cortés, quien a su vez lo entregó a Carlos I. Bridgeman Art Library, London/New York

La técnica mexica creó obras extraordinarias con materiales muy difíciles de labrar, como vasijas o, por ejemplo, una calavera de cristal de roca que se encuentra en el Mankind Museum de Londres, de la que se deduce el gran conocimiento anatómico de los mexicas. También se realizaron trabajos en madera y turquesa y mosaicos de piedras.

Aunque los aztecas no llegaron a ser tan buenos orfebres como los mixtecos (Monte Albán), produjeron trabajos de gran pericia con oro y plata. Sobre todo realizaron piezas de joyería, aunque también se han encontrado algunas recipientes y figuras, algunas de estas últimas articuladas. Los metales se combinaron con piedras preciosas como el jade, amatista y turquesas.

Los aztecas desarrollaron otras expresiones artísticas características, como la elaboración de mosaicos de plumas, procedentes de aves de los bosques tropicales. De estas piezas se conservan algunas en museos de América y Europa, y es destacable el tocado de Moctezuma, elaborado con plumas de quetzal y adornos de oro, que permanece en el Museo Etnográfico de Viena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *