El arrepentimiento desde la perspectiva de los mormones

 

Tener fe en Jesucristo nos hace desear vivir una buena vida. Cuando pecamos y nos arrepentimos, reconocemos y sentimos un pesar profundo y sincero por lo que hemos hecho mal. Dios entendió al crear la tierra que no seríamos perfectos y por ello nos proporcionó la manera de superar nuestros pecados. La capacidad de arrepentirnos es verdaderamente una de nuestras mayores bendiciones.

Para arrepentirnos debemos reconocer y sentir pesar por lo que hemos hecho mal, hacer todo lo posible por reparar el daño causado y dejar atrás nuestro comportamiento pecaminoso. El arrepentimiento puede resultar difícil y requiere mucha honestidad, pero el gozo y la libertad que sentimos al alejarnos de nuestros pecados merecen realmente la pena. Podemos ser perdonados cuando nos arrepentimos gracias a que Cristo padeció por nuestros pecados. Por esa razón la Expiación es tan importante para todos nosotros.

Creemos que la Expiación nos permite arrepentirnos y limpiarnos del pecado. Decir que debemos arrepentirnos de nuestros pecados puede sonar como un castigo, pero el verdadero castigo consiste en el sentimiento de culpa, el pesar y la decepción que sentimos cuando pecamos. Por lo tanto, el arrepentimiento es lo contrario del castigo, porque nos permite limpiarnos a la vista de Dios y eliminar el sentimiento de culpa que experimentamos cuando tomamos decisiones equivocadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *