EL AMOR VENCERÁ AL MAL

 Yo, Dios, te daré la fuerza suficiente para que puedas cumplir Mis Obras. No Me niegues nunca, no busques tus propios intereses, sino los Míos. Déjame libre para utilizarte y descender sobre la tierra, a través de ti, manifestando Mi Palabra, hasta que Yo venga a liberarte. 

Vassula, Yo te predeciré tu fin.  Todas Mis almas elegidas nunca temieron esta hora. Yo te revelaré cinco más de Mis misterios. Ven ahora, y besa Mis cinco Llagas. 

(Lo hice. Primero Sus Manos, luego Sus Pies, después Su Costado).  No obstante, todavía no comprendo lo que Jesús quiere decir por los 5 misterios, coincidiendo con sus 5 Llagas. Pero sé que cuando sea el tiempo oportuno, Él me lo hará saber. Así que, aprendí a no preguntar.

Vassula, Yo te diré Mis Secretos cuando crezcas un poco más. Implora Mis favores y te los concederé. 

Mi Dios y Padre,  yo Te pediré una cosa, la cual tiene algunas cláusulas, y eso es sólo para Tus Intereses y Tu Gloria:

Que Tu Mensaje alcance los confines del mundo
y atraiga muchos corazones hacia Ti.
Que se haga Tu Voluntad y
Tu Santo Nombre sea glorificado.
Que el mal pierda su dominio
y sea aplastado para siempre.
Esto es lo que yo deseo ahora,
y cada vez que escuches mi voz
para una petición, no será más que
para Tu Gloria.
Cualquier favor que yo pida,
será para Tu Gloria.
Cualquier grito de ayuda de mi parte,
será para Tus Intereses y nada para mí.
Toda la fuerza que yo pediré,
será para Tus Intereses, Dios Todopoderoso.

 Pequeña, coloca tus pies en Mis huellas y sígueme.  

Soy Yo,  Jesús. 

¿Jesús? 

Yo Soy. Bienamada, llámame Esposo y Padre también. Yo te amo. Ven, trabajemos. 1  Ámame fervientemente y repara por otros que Me hieren. 

Dios mío, estaba pensando, ¿cómo podría yo ser como una paloma volando encima del » malvado mundo», si yo misma soy mala, con pecados, y estando en el mismo estado que todos los demás, seré incapaz de «ver todo» y «oír todo», como Tú dijiste, porque no soy mejor que los que Te hieren… 

Vassula, permanece en Mí. Esfuérzate en obtener la pureza, toma de Mi Pureza, la cual te ofrezco, bebe, toma de Mí, absórbeme. Yo soy la Riqueza Infinita y toda alma puede tomar de Mí. 

¡El haberme dado tantas gracias, podría volverme vana y el maligno puede tentarme fácilmente! 

Yo te recordaré siempre tu miseria y las sombras de tu pasado. Te recordaré cómo Me negaste y rechazaste Mi gran Amor, cuando Yo Me acerqué a ti; cómo te encontré muerta, yaciendo entre los muertos, en la oscuridad y cómo, por Misericordia y Amor, te reviví, llevándote sobre Mi pecho.

Ven, vamos a rezar.  Di:

Padre Mío, condúceme a donde Tu Voluntad
desee que yo vaya, 
permíteme vivir en Tu Luz
y calentar mi corazón, para que brille
dando calor a aquellos que se acerquen a mí.

Bendito sea Tu Nombre,
por darme todas estas Gracias,
a pesar de mi nada.

Bendito sea Tu Nombre
por el Bien que Tú me has hecho
y la Misericordia que me has mostrado
elevándome cerca de Tu Corazón. 
Amén.


Repitámoslo.

Recuerda que todas las Gracias, que te estoy dando son para Mis Propios Intereses. No retengas nada para ti. Glorifícame compartiendo Mi Felicidad.

Yo deseo ser capaz de glorificarte
y que el mundo pueda alabar Tu Nombre
y que sus oraciones Te alcancen
elevándose como incienso,
sus alabanzas resuenen en el Cielo,
a Tu puerta como llamando en ella.

El Amor vencerá al mal.

Ámame con toda tu alma y tu mente. Déjame ser todo. Yo, el Señor, te proveeré hasta el final.

Entonces, tómame,
aunque soy nada y
haz de mi lo que Tú desees.
Yo soy Tuya.

Ven, déjame regocijarme, siempre, escuchando estas palabras de abandono total. Yo te amo, hija. 

Yo Te amo, Padre. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *