Edificar la convivencia sobre la verdad integral del hombre

Mendoza, 29 May. 12 (AICA)
Mons. Sergio Buenanueva en la celebración del Te deum del 25 de mayo.

Mons. Sergio Buenanueva en la celebración del Te deum del 25 de mayo.

El obispo de Mendoza, monseñor Sergio Buenanueva, aseguró que en estos treinta años de democracia tanto en la Argentina como en la provincia “han visto desplegarse muchos fenómenos sociales y culturales nuevos, algunos muy prometedores, otros que despiertan fuertes interrogantes y preocupaciones”, y destacó que hoy seamos “una sociedad más plural, más complicada, más celosa de sus libertades y derechos”.

     “Aunque también tenemos que reconocer que, en muchos aspectos, tenemos un índice alto de vulnerabilidad espiritual y moral que se manifiesta, entre otros indicadores, en la fragilidad de los vínculos humanos, en la persistencia de la pobreza, la corrupción o las conductas adictivas”, advirtió durante el tedeum por el 25 de Mayo en la parroquia Nuestra Señora del Carmen, de San Martín.

El prelado consideró que “enfrentamos juntos el desafío de construir una sociedad más humana. Es por eso que necesitamos descubrir las claves de un renovado humanismo. Así como estamos desarrollando una conciencia ecológica cada vez más sensible y aguda, también hemos de desarrollar una auténtica ‘ecología humana’”.

“Es decir, -explicó- si la naturaleza que nos rodea tiene que ser conocida, respetada y cuidada con esmero en su delicado equilibrio -es nuestra casa y debe seguir siéndolo para las generaciones futuras-, con mucha mayor razón tenemos que crecer en nuestra habilidad para cuidar nuestra propia humanidad”.

Tras señalar que “el hombre es un delicado microcosmos que lleva inscrito en su propio ser un lenguaje cuyas leyes hemos de conocer, interpretar y respetar”, precisó que “esta tarea de edificar una sociedad a la medida de la verdad completa del ser humano es un empeño de todos los ciudadanos”.

“Quienes profesamos la fe en Dios nos sentimos urgidos a tomar parte en esta tarea común. La fe cristiana y la tradición católica son portadoras de un rico patrimonio de humanidad. Es el humanismo cristiano que, como savia vital, continúa vivificando el alma de nuestro pueblo”, indicó.

El prelado recordó que “la misión de la Iglesia es predicar esta cercanía y presencia de Dios, abrir los corazones a la fe, la adoración y a la alabanza y, de esta manera, humanizar el mundo. Porque la apertura a Dios es el factor decisivo del humanismo cristiano. Con Dios o sin Él, todo cambia. La misión de los creyentes, en el seno de la sociedad, sigue siendo invitar a todos a descubrir la fuerza liberadora del primer mandamiento de la Ley: ama con todo tu corazón a Dios, dale el culto que le es debido, vive en su presencia y encontrarás la paz de quien vive en la verdad”.

Por último, monseñor Buenanueva estimó que “el futuro de nuestra Patria depende, en gran medida, en que acertemos a edificar nuestra convivencia sobre el fundamento sólido y resistente de la verdad integral del hombre. Su ofuscación, relativización o negación ya nos han llevado por caminos de muerte. En la encrucijada de los tiempos que vivimos roguemos a Dios que nos haga dóciles a la verdad”.+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *