DROGADICCIÓN Cocaína y envejecimiento cerebral

Las cartografías cerebrales muestran los cambios en el volumen de la materia gris de 60 probandos sanos (a) y otros tantos consumidores de cocaína (b). Los gráficos de dispersión de la derecha presentan el volumen de materia gris en relación con la edad por cada participante de cada grupo (círculos negros, individuos drogodependientes; grises, sujetos sanos). En c se observa el resultado al comparar la pérdida de volumen cerebral en ambos grupos: el cerebro de los consumidores de cocaína presentan un mayor deterioro en las regiones prefrontal y temporal (azul), así como en el núcleo estriado (rojo). Crédito: Nature
La pérdida de materia gris en el cerebro, relacionada con la edad, es mayor en las personas dependientes de la cocaína que en la población sana. Así lo ha constatado en un reciente estudio un equipo de investigación de la Universidad de Cambridge.

Para la investigación, los investigadores escanearon los cerebros de 120 personas entre los 18 y 50 años y cpn el mismo cociente intelectual verbal. La mitad de los individuos presentaba un trastorno de dependencia a la cocaína, mientras que la otra mitad no tenía antecedentes de trastornos de abuso de sustancias tóxicas.

Menos materia gris

En concreto, los investigadores observaron que los consumidores de cocaína perdían cerca de 3,08 mililitros de volumen cerebral por año, casi el doble que los adultos no dependientes (en ellos, la pérdida se reducía a 1,69 ml por año). Por otro lado, la disminución en el volumen del encéfalo aparecía más prominente en la corteza prefrontal y temporal del encéfalo, regiones asociadas con la atención, la toma de decisiones, la autorregulación y la memoria.

Aunque estudios previos ya habían demostrado que los cambios psicológicos y fisiológicos típicamente asociados con la vejez, como el deterioro cognitivo, la atrofia cerebral y la inmunodeficiencia, también se observan en individuos de mediana edad dependientes de la cocaína, esta es la primera vez que el envejecimiento prematuro del cerebro se asocia con el abuso crónico de cocaína.

Karen Ersche, del Instituto de Neurociencia Clínica y del Comportamiento de la Universidad de Cambridge, explica: «A medida que envejecemos, todos perdemos materia gris; sin embargo, hemos observado que los usuarios crónicos de cocaína pierden materia gris de una forma significativa, a mayor velocidad, lo que podría causar envejecimiento prematuro. Nuestros resultados, por lo tanto, proporcionan una nueva comprensión de los déficits cognitivos típicos de la vejez observados frecuentemente en los usuarios crónicos de cocaína de mediana edad».

Los científicos destacan asimismo que el deterioro cerebral prematuro en los usuarios crónicos de cocaína supone un problema emergente de salud pública. Se estima que alrededor del 1 por ciento de los 21 millones de personas consumidoras de cocaína a nivel mundial desarrollan un trastorno de dependencia, por lo que estos individuos se hallan en riesgo de sufrir un envejecimiento precoz del cerebro. En este sentido, Ersche afirma: “Los resultados demuestran la necesidad de estrategias de prevención para hacer frente al riesgo de envejecimiento prematuro asociado con el abuso de cocaína. Los jóvenes necesitan ser educados sobre el riesgo a largo plazo del envejecimiento prematuro relacionado con el consumo de cocaína». El eterioro acelerado afecta también a los adultos mayores que abusaron de drogas en edad temprana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *