Dormir de un tirón ayuda a recordar

A pesar de que el sueño consume un tercio de nuestras vidas, todavía no se sabe por qué dormimos. Los humanos tenemos una estructura de sueño consolidado, es decir, acumulamos períodos de sueño durante seis u ocho horas seguidas, que constan de cuatro o cinco ciclos de 90 minutos. Estos ciclos consisten en varias fases en las que el sueño se hace cada vez más profundo y termina con un episodio de sueño REM (de Rapid Eye Movement), caracterizado por movimientos oculares rápidos. Una de las posibles funciones biológicas del sueño es la consolidación de la memoria.
Numerosos trabajos han establecido una relación entre privación de sueño y déficits en el rendimiento cognitivo. Asimismo, estudios con ratas han descrito que durante el sueño profundo, unas neuronas del hipocampo, las «células de localización» (place cells), reproducen el patrón de actividad que experimentaron durante el día. Se cree, así, que una de las funciones del sueño consiste en rebobinar las experiencias acumuladas durante el día y eliminar las que no llegan a cierto umbral o coinciden con patrones de actividad cotidianos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *