Diopsinas y protones

 © iStockphoto/ZIGA LISJAK

El uso experimental de opsinas microbianas –canales iónicos fotosensibles– ha desencadenado una revolución neurocientífica al posibilitar la modulación de la actividad de neuronas por medio de luz exógena. Ahora, Ed Boyden y sus colaboradores han examinado arqueobacterias, bacterias, plantas y hongos en busca de opsinas con propiedades hasta ahora desconocidas. Han encontrado un nuevo mecanismo para el control neuronal: el bombeo de protones impulsado por la luz. Los sistemas neuronales no usan de por sí protones para transportar la carga; sin embargo, el bombeo fotoimpulsado de protones por parte de la arqueodopsina-3 de Halorubrum sodomense interviene en una poderosa forma de silenciamiento neuronal basada en la luz azul. La aplicación de tales reactivos podría facilitar el cierre de circuitos neuronales por la luz; el propósito sería estudiar el papel de los circuitos neuronales en el comportamiento y en las patologías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *