Difunden conclusiones del Informe Mundial sobre Discapacidad

Las personas con discapacidad, unas mil millones en todo el mundo, tienen menos acceso a los servicios de salud, a la educación y al empleo, consideró Aleksandra Posarac, codirectora Ejecutiva del Informe Mundial sobre Discapacidad, que fue presentado en Argentina en su versión en español.

De los datos más significativos arrojados por el informe en referencia al acceso a la salud se destacó que las personas con discapacidad tienen «dos veces más probabilidades de tener insuficiente prestación de servicio, ya sea por incapacidad o por falta de equipo; tres veces más probabilidades de que se le niegue la atención por desconocimiento de su condición, y cuatro veces más probabilidades de ser maltratados».
«Este informe fue elaborado entendiendo que discapacidad denota los aspectos negativos de la interacción entre personas con un problema de salud y factores personales y ambientales», señaló Posarac e indicó que «esto es lo que se denomina la mirada bio-psico-social que superó la mirada médica».
Según este enfoque, una persona usuaria de silla de ruedas no tiene la misma discapacidad en una ciudad con veredas con rampas y transporte público accesible, que en otra sin estas características por lo que -explicó la funcionaria- «el ambiente puede discapacitar».
Posarac, miembro del Banco Mundial, organismo que elaboró el informe junto a la Organización Mundial de la Salud cuyos primeros datos fueron presentados en 2011.
«No todas estas personas requieren servicios especiales», sostuvo y ejemplificó que «yo sin lentes no veo casi nada, sin embargo esa condición se soluciona con este instrumento; pero existen entre 110 y 190 millones de personas con dificultades muy significativas de funcionamiento que sí requieren servicios especiales».
La funcionaria recordó que «según el último dato que se tenía antes de este informe había un 10 por ciento de la población mundial con discapacidad, lo que implica que hay una mayor prevalencia y esto se debe al incremento de las enfermedades crónicas y al envejecimiento de la población».
Antes de brindar un detallado punteo sobre los ejes del informe (salud, rehabilitación, asistencia y apoyo, ambientes favorables y trabajo y empleo) Posarac adelantó algunas conclusiones y sostuvo que «la discapacidad afecta desproporcionadamente a las poblaciones más vulnerables».
Al hacer un detalle en relación a la educación, Armando Vásquez, asesor regional de la Organización Panamericana de la Salud, señaló que «tenemos datos regionales y de España que no están incluidos en el informe que arrojan que sólo el 25% de los niños con discapacidad tienen acceso a la educación primaria y mientras que sólo el 5% termina».
«La formación es fundamental y en este sentido ya no se habla de educación especial sino inclusiva, es decir, tenemos que lograr que las niñas y niños con discapacidad asistan a la escuela regular, esto es fundamental para que el día de mañana puedan obtener un empleo», sostuvo Vásquez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *