Didacus

Una etimología erudita sostiene que Diego procedería del latín Didacus, derivado a su vez del griego Διδακμος (Didakmós, participio que significa «instruido»), el cual dio lugar a Dídaco ( en catalán Dídac).

No obstante, parece ser que Didacus nunca existió en el latín hablado, más bien se trata de una latinización del propio Diego, a semejanza de otras similares, como Ludovicus, de Luis (nombre germánico) o Xaverius, de Javier.

Su presencia documental, en efecto – fuera de los nombres latinizados, como Didacus Roderici para Diego Rodríguez – es prácticamente inexistente; es decir, que nadie se llamó nunca Dídaco ni nada parecido antes de existir el nombre Diego.

Por su parte la Heráldica adjudica al apellido Diego un blasón cuartelado con dos veneras, símbolo del apóstol Santiago. En consecuencia, el origen de Diego en Tiago y antes Sant Iago parece evidente. Aunque se latinizase con frecuencia como Didacus por motivos de mero cultismo, no parece haber pruebas de que Diego derivase de Didacus.

Galdós hace notar en su episodio «Narváez» esta confusión:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *