Diabetes gestacional

Es la presencia de glucemia alta (diabetes) que empieza o se diagnostica primero durante el embarazo.

Causas
Las hormonas del embarazo pueden bloquear el trabajo que hace la insulina. Cuando esto sucede, los niveles de glucosa se pueden incrementar en la sangre de una mujer embarazada.

Usted está en mayor riesgo de padecer diabetes gestacional si:

Tiene más de 25 años al quedar embarazada.
Tiene antecedentes familiares de diabetes.
Dio a luz a un bebé que pesó más de 4 kg (9 lb) o que tuvo una anomalía congénita.
Tiene hipertensión arterial.
Tiene demasiado líquido amniótico.
Ha tenido un aborto espontáneo o mortinato de manera inexplicable.
Tenía sobrepeso antes del embarazo.
Síntomas
Generalmente, no hay síntomas o son leves y no son potencialmente mortales para la mujer embarazada. El nivel de azúcar (glucosa) en la sangre por lo general retorna a la normalidad después del parto.

Los síntomas pueden abarcar:

Visión borrosa
Fatiga
Infecciones frecuentes, entre ellas las de vejiga, vagina y piel
Aumento de la sed
Incremento de la micción
Náuseas y vómitos
Pérdida de peso a pesar de un aumento del apetito
Pruebas y exámenes
La diabetes gestacional generalmente empieza en la mitad del embarazo. Todas las mujeres embarazadas deben recibir una prueba oral de tolerancia a la glucosa entre las semanas 24 y 28 del embarazo para detectar la afección. Las mujeres que tengan factores de riesgo para este tipo de diabetes pueden hacerse este examen más temprano en el embarazo.

Una vez que a usted le diagnostican diabetes gestacional, puede ver cómo está evolucionando midiéndose su nivel de glucosa en casa. La forma más común consiste en punzar un dedo y colocar una gota de sangre en un aparato que le dará una lectura de su nivel de glucosa.

Tratamiento
Los objetivos del tratamiento son mantener los niveles de azúcar (glucosa) dentro de los límites normales durante el embarazo y asegurarse de que el feto esté saludable.

VIGILANCIA DEL BEBÉ

El médico debe examinarlos con cuidado tanto a usted como al feto a lo largo de todo el embarazo. El monitoreo fetal para revisar el tamaño y la salud del feto con frecuencia incluye ecografía y cardiotocografía en reposo.

Una cardiotocografía en reposo es un examen simple e indoloro para usted y su bebé. Se coloca una máquina que percibe y muestra los latidos cardíacos del bebé (monitor fetal electrónico) sobre el abdomen. Cuando el bebé se mueve, su frecuencia cardíaca suele elevarse a 15 a 20 latidos por encima de la tasa regular.
El médico puede comparar el patrón de latidos del bebé con los movimientos y averiguar si el bebé está bien. El médico buscará incrementos en la frecuencia cardíaca normal del bebé que ocurren dentro de cierto período de tiempo.
DIETA Y EJERCICIO

La mejor manera de mejorar su alimentación es consumir una variedad de alimentos saludables. Usted debe aprender a leer las etiquetas de los alimentos y revisarlas al tomar decisiones con respecto a ellos. Hable con su médico o nutricionista si usted es vegetariano o sigue alguna otra dieta especial.

En general, su dieta debe ser moderada en grasa y proteína y suministrar niveles controlados de carbohidratos a través de alimentos que abarcan frutas, verduras y carbohidratos complejos (tales como pan, cereal, pasta y arroz). También le solicitarán que reduzca los alimentos que contengan mucho azúcar, tales como bebidas gaseosas, jugos de fruta y panes dulces.

Igualmente le pedirán que ingiera tres comidas entre pequeñas y moderadas y uno o más refrigerios cada día. No se salte comidas ni refrigerios. Mantenga la cantidad y tipos de alimento (carbohidratos, grasas y proteínas) igual día a día.

El médico o la enfermera le recetarán una vitamina prenatal diaria y le pueden sugerir que tome hierro o calcio adicionales. Hable con el médico o la enfermera si usted es vegetariano o sigue alguna otra dieta especial.
Recuerde que «comer para dos» no significa que usted tenga que consumir el doble de calorías. Usted por lo regular necesita sólo 300 calorías extras al día (como un vaso de leche, un plátano y 10 galletas).
Para mayores detalles sobre lo que usted debe comer, ver el artículo dieta para la diabetes gestacional.

Si el manejo de la dieta no controla los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre, se le pueden prescribir medicamentos orales para la diabetes o terapia con insulina. Será necesario que usted misma controle sus niveles de azúcar (glucosa) en la sangre durante el tratamiento.

La mayoría de las mujeres que desarrollan diabetes gestacional no necesitarán medicamentos o insulina para esta enfermedad, pero algunas sí.

Pronóstico
La mayoría de las mujeres con diabetes gestacional son capaces de controlar su azúcar en la sangre y evitar hacerse daño o dañar a su bebé.

Las mujeres embarazadas que padecen diabetes gestacional tienden a tener bebés más grandes al nacer. Esto puede incrementar la posibilidad de problemas en el momento del parto, incluyendo:

Lesión (traumatismo) al nacer debido al gran tamaño del bebé
Parto por cesárea
El bebé es más propenso a tener períodos de bajo azúcar en la sangre (hipoglucemia) durante los primeros días de vida.

Las madres con diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de sufrir hipertensión arterial durante el embarazo.

Hay un leve incremento del riesgo de muerte del bebé cuando la madre padece diabetes gestacional sin tratamiento, pero el control de los niveles de glucemia disminuye este riesgo.

Los altos niveles de azúcar (glucosa) en la sangre suelen volver a la normalidad luego del parto. Sin embargo, las mujeres con diabetes gestacional deben vigilarse cuidadosamente después del parto y en citas regulares con el médico para buscar signos de diabetes. Muchas mujeres con diabetes gestacional desarrollan diabetes al cabo de 5 a 10 años después del parto y el riesgo puede incrementarse en las mujeres obesas.

Posibles complicaciones
Complicaciones relacionadas con el parto debido al gran tamaño del bebé
Desarrollo de diabetes posteriormente en la vida
Incremento del riesgo de muertes de recién nacidos y mortinatos
Bajo azúcar (glucosa) en la sangre o enfermedad en el recién nacido
Cuándo contactar a un profesional médico
Consulte con el médico si está embarazada y tiene síntomas de diabetes.

Prevención
Comenzar el cuidado prenatal temprano y tener consultas prenatales regulares ayuda a mejorar su salud y la de su bebé. El hecho de conocer los factores de riesgo para la diabetes gestacional y someterse a pruebas de detección prenatales entre las semanas 24 y 28 del embarazo ayudará a detectar la diabetes gestacional de manera temprana.

Si usted tiene sobrepeso, disminuir el índice de masa corporal (IMC) hasta un rango normal antes de quedar en embarazo disminuirá su riesgo de desarrollar diabetes gestacional.

Nombres alternativos
Intolerancia a la glucosa durante el embarazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *