Detectores de golpes marciales

OFICINA DE PATENTES DE EE.UU.

Algunos maestros de taekwondo han perfeccionado tanto su técnica que, en ocasiones, incluso a un equipo de cuatro árbitros le cuesta controlar todo lo que sucede sobre el tatami. En vista de ello, Jin Y. Song, ingeniero eléctrico de Silicon Valley y cinturón negro de taekwondo, decidió inventar una interfaz hombre-máquina que solucionase el problema. El dispositivo incluye tres tipos de sensores –localizados en los protectores para la cabeza y torso–, imanes y transmisores inalámbricos. Su objetivo consiste en monitorizar los golpes sobre el cuerpo y la cabeza, pero solo aquellos asestados con gran rapidez. Si solo se trata de un empujón fuerte, el aparato no detecta nada. Ha de tratarse de un golpe veloz.
Los impactos en la cabeza son captados por detectores de aceleración, del mismo tipo que los que se encuentran en los airbags de los automóviles. Unos imanes instalados en los protectores para los pies alertan a otra clase de sensores de la inminencia de una patada, lo que, además, ayuda a distinguir entre golpes válidos y contactos accidentales con otras partes del cuerpo. (Una
BlackBerry emplea la misma clase de imanes para apagarse cuando se desliza en la funda.) Por último, los transmisores inalámbricos envían señales a un ordenador desde el que los árbitros pueden seguir el combate.
El ingenio ya se ha empleado en varias competiciones, como en el Campeonato del Mundo Univeristario de Taekwondo, celebrado en Vigo en julio del año pasado, o en un importante torneo de artes marciales en Pekín. Song recibió la aprobación definitiva de la patente el pasado mes de febrero; ahora el Comité Olímpico Internacional está considerando la posibilidad de utilizarlo en los Juegos Olímpicos de 2012. Por su parte, Song intenta adaptar el dispositivo a otros deportes; entre ellos, el fútbol americano, en el que los participantes sufren con frecuencia conmociones cerebrales. Según el inventor, un sensor así quizá resultase útil para monitorizar los golpes en la cabeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *