DESÓRDENES EN EL CRECIMIENTO

Muchas veces los padres ven que sus hijos se preocupan porque sus compañeros se han convertido en jóvenes esbeltos y ellos sienten que se están quedando atrás en su crecimiento físico. ¿Habrá algún problema? Quizás sí o quizás no. Algunos niños crecen más lentamente que otros porque eso mismo sucedió con sus padres. Pero hay otros que pudieran en realidad tener un desorden del crecimiento que impide que los niños tengan expectativas de crecimiento realistas y que van desde un fracaso por alcanzar la talla y peso hasta una corta estatura o un desarrollo sexual demorado en los adolescentes. Hay variaciones de los patrones del crecimiento normal, un par de diferencias determinadas en ellos incluyen condiciones comunes que no son desórdenes del crecimiento.
Demora constitucional del crecimiento
Esta condición describe a los niños que son pequeños para su edad pero que están creciendo a tasas normales. Usualmente se debe a que tienen una edad de sus huesos demorada, lo que significa que la maduración de su esqueleto es menor a la de sus años de vida (la edad de los huesos se mide mediante una radiografía de la mano y muñeca izquierda comparada con radiografías de niños de la misma edad). Estos niños no tienen señal alguna o síntomas de enfermedades que afectan el crecimiento y tienden a llegar tarde a la pubertad en comparación con sus compañeros, con demora también en su desarrollo de la sexualidad y del crecimiento. Pero debido a que continúan creciendo hasta una edad adulta, tienden a alcanzar la talla de sus amigos más tarde. Por lo general papá o mamá pudo haber tenido un patrón similar de crecimiento.
Estatura baja familiar o genética
Esta es una condición en la que los padres con baja estatura tienden a tener hijos más pequeños. Esto se aplica a los niños de baja estatura que no tienen síntomas o enfermedades que afectan su crecimiento. Los niños con estatura baja familiar tienen un crecimiento regular como los otros niños y entran a la pubertad en edades normales pero, por lo general, solo llegarán a una talla similar a la de sus padres. Tanto con la demora de crecimiento constitucional como con la estatura baja familiar, los niños y sus familias necesitan ser reasegurados de que no se trata de una enfermedad o una condición médica que puede significar una amenaza a la salud o que requiere de algún tratamiento. Debido a que son pequeños no entran en la pubertad cuando lo hacen sus compañeros.
Las enfermedades de los riñones, corazón, tracto gastrointestinal, pulmones, huesos u otros sistemas corporales pudiera afectar el crecimiento. Otros síntomas o señales físicas en los niños que tienen estas condiciones usualmente dan pistas de si el desorden está causando demora en el crecimiento. Sin embargo, un crecimiento pobre puede ser la primera señal de problemas en algunos niños. Los desórdenes del crecimiento incluyen:
a) Fracaso en un crecimiento sostenido que no es un desorden específico por sí mismo pero puede ser una señal de una condición subyacente que cause problemas de crecimiento. A pesar de que es común que los recién nacidos pierdan un poco de peso en los primeros días del alumbramiento, el fracaso del crecimiento sostenido es una condición por la cual algunos bebés demuestran un aumento de peso y crecimiento más lentos que lo esperado. Usualmente esto es causado por una nutrición inadecuada o problemas de alimentación y es más común en niños menores a los tres años.
b) Enfermedades endocrinas (que involucran a las hormonas, los mensajeros químicos del cuerpo), también significan una deficiencia o exceso de hormonas y pueden ser responsables por el fracaso en el crecimiento durante la infancia y la adolescencia. La deficiencia de la hormona del crecimiento es un desorden que involucra a la glándula pituitaria. Una glándula pituitaria dañada o que no funciona bien no produce suficientes hormonas para un crecimiento normal. El hipotiroidismo es una condición en la cual la glándula tiroide no logra producir suficientes hormonas tiroide que son esenciales para el crecimiento normal de los huesos.
c) El síndrome de Turner, uno de los desórdenes genéticos del crecimiento más comunes, ocurre en las niñas y es un síndrome en el cual falta un cromosoma X o este es anormal. A más de una baja estatura, las niñas que tienen desorden de Turner usualmente no consiguen el desarrollo normal de su sexualidad porque sus ovarios no logran madurar y funcionar normalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *