Desierto Líbico

El desierto Líbico (en árabe: الصحراء الليبية) se encuentra ubicado al noreste del desierto del Sahara. Ocupa la zona occidental del Nilo en Egipto (de allí el término ‘Desierto Occidental’ que describe su porción egipcia), la zona oriental de Libia y el noroeste de Sudán al lado del desierto de Nubia. Cubre un área de 1.100.000 km², se extiende 1.100 km de este a oeste y 1.000 km de norte a sur, en forma de un rectángulo. Como la mayor parte del Sahara, el desierto está compuesto principalmente de arena yhamada o planicie rocosa.

La región se caracteriza por llanuras de arena, dunas, cadenas de cerros y algunas depresiones, sin ningún río en la zona. El desierto de Gilf al-Kebir alcanza una altitud de solo 1.000 metros y forma, junto con el macizo cercano de Jebel Uweinat, una llanura de arena, con mesetas bajas y dunas.

Existen ocho depresiones al este del desierto Líbico y todas son consideradas oasis, excepto la más pequeña, depresión de Qattara, debido a que sus aguas son saladas. En las otras siete depresiones, se encuentra una producción agrícola limitada, la presencia de algunos recursos naturales y asentamientos permanentes. Asimismo, todos estos oasis cuentan con agua fresca provista por el río Nilo o por pozos de agua subterráneos.

El oasis de Siwa, cercano a la frontera libia y al oeste de Qattara, está aislado del resto de Egipto, pero alberga vida sostenible desde tiempos antiguos. Waw an Namus, al centro de Libia, es un volcán extinto con charcos llenos de juncos en su cráter, pero sin cultivos o moradas. Los otros oasis principales incluyen a Dakhla en Egipto, y Al Jaghbub y Kufra en Libia. Con excepción de Kufra, forman una cadena topográfica de cuencas que se extiende desde El Fayum (algunas veces denominada la Depresión Fayum que se ubica a 60 km al suroeste de El Cairo), al sur de los oasis de Bahariya, Farafra y Dakhla antes de llegar al oasis más grande del país, El Jariyá. El lago de agua salobre Moeris drena el agua hacia el Nilo desde tiempos antiguos y llega por el norte hasta el oasis de Al Fayum. Por siglos, los pozos artesianos en el oasis de Fayum han permitido un cultivo extensivo en un área irrigada que se extiende por más de 2.100 km².

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *