Desarrollan una terapia con aceite de oliva que reduce el dolor en lesionados medulares.

Un estudio confirma que la combinación de esta sustancia con la albúmina favorece el crecimiento neuronal y constituye un poderoso analgésico.

La combinación del ácido oleico y la albúmina constituye un poderoso analgésico. / Foto: web del Hospital Nacional de Parapléjicos
Investigadores del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo han descubierto que la combinación de una molécula del aceite de oliva con la albúmina -la principal proteína contenida en la sangre- contribuye a atenuar el dolor en los pacientes con lesiones medulares.

El estudio se ha desarrollado en el centro hospitalario toledano por parte del Grupo de Función Sensitivo Motor, al frente del cual se encuentra el doctor Julian Scott Taylor, y que también se halla compuesto por el biólogo Gerardo Ávila, la bioquímica Iriana Galán y el fisioterapeuta Julio Gómez.

El propio Scott, en declaraciones a Europa Press, ha explicado que el aceite usado hasta ahora en las investigaciones proviene de la variedad de aceitunas conocida como cornicabra, originaria de los Montes de Toledo.

Igualmente, ha señalado que esta línea de investigación parte de los trabajos llevados a cabo por los doctores Medina y Tabernero, del Instituto de Nerurociencias de Castilla y León (INCYL) de la Universidad de Salamanca, quienes descubrieron el factor neurotrófico -crecimiento de neuronas- de la molécula del ácido oleico en combinación con la albúmina.

En los experimentos llevados a cabo hasta el momento con modelos de lesión medular en roedores, el grupo de investigación de Scott ha observado tres efectos beneficiosos.

El primero de ellos es la confirmación de que la combinación del aceite con la albúmina hace que las neuronas crezcan «mucho más, lo que favorece que los animales puedan correr más rápido y por más tiempo», indica Scott. El segundo de los efectos es que esta combinación actúa, asimismo, como un antiinflamatorio, según se ha demostrado en las médulas de los roedores. Por último, el ácido oleico y la albúmina constituyen un poderoso analgésico, lo que se infiere del hecho de que haya menos factores de excitación en la medula espinal dañada después de aplicar esta combinación.
‘Efecto prometedor’

Scott ha destacado el «efecto prometedor» que tiene la combinación de estas dos moléculas, aunque ha advertido de que todavía «queda bastante por hacer», ya que el posible fármaco resultante se encuentra todavía en fase de experimentación con animales.

Así, ha indicado que quedan por realizar algunos experimentos más en roedores antes de que se pueda dar el paso para que se puedan hacer ensayos piloto en pacientes, como el test de toxicología del producto.

No obstante, ha resaltado el paso adelante que significa que la molécula del ácido oleico que investiga su equipo haya sido ya aprobada a nivel europeo como ‘droga huérfana’, lo que permitirá llevar a cabo ensayos clínicos en personas, en su combinación con la albúmina, cuando acaben los experimentos con animales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *