DERRIBAR FRONTERAS

Ocurren hechos en nuestro planeta diariamente que nos afectan a todos como humanos. Algunos son de interés mundial, como las grandes catástrofes. De otros apenas nos llegan noticias, pero existen otros rutinarios que son totalmente casi irrelevantes para nosotros. Normalmente la Ayuda Internacional de los Gobiernos y las ONGs suelen ser rápidas y muy necesarias en estos casos de urgencias. Muchas personas en los primeros días nos sentimos conmovidos por la magnitud de tal o cual catástrofe y si se hacen cuestaciones para pedir ayuda económica colaboramos aportando nuestro granito de arena.

En todos los rincones del mundo existen personas que viven todos los días auténticos dramas. Seguramente no son dramas para salir en las noticias, pues es algo habitual y que esta sociedad se ha acostumbrado a ver todos los días.

No es noticia una persona que vemos pidiendo limosna. O que en lugar desierto o remoto mueran personas por falta de agua potable, por hambre o por guerras de intereses materialistas…. Serían interminables las causas. Desgraciadamente estas acciones pasan desapercibidas aunque las veamos todos los días en las noticias.
Las vemos como algo lejano, y sí, aunque nos de lástima seguimos viendo el televisor mientras disfrutamos de nuestra comida o cena.

No nos damos cuenta que todo lo que ocurre en el mundo nos afecta activa o pasivamente. Vemos guerras atroces por intereses, por poder, enriquecimientos personales, racismo, religiones…

Una de las reglas espirituales es evolucionar, y eso se hace vida tras vida, reencarnación tras reencarnación. Esa evolución espiritual conlleva progresar en todos los sentidos y eso hace que a veces no podamos hacer nada esas catástrofes. Claro, me refiero a que poco o nada podemos hacer ante la mayoría de estos hechos, pero en esa evolución constante deberíamos de pensar en derribar fronteras, en pensar que todos los seres humanos vivimos en un país llamado Tierra, que un solo gobierno fuese capaz de regir todos los sucesos este planeta, sin intereses partidistas y siendo consciente que lo primero es la vida de todo ser humano. Nuestro planeta evoluciona constantemente y entiendo que esto no se puede hacer de un día para otro, pero debe ser un cambio generacional, algo que inculquemos en nuestros hijos, pues recordemos que dentro un tiempo seremos nosotros mismos los que en una nueva vida estaremos aquí.

Muchos pueden pensar que esta idea es una utopía, algo irrealizable y las ideas de una persona que sueña despierta… quizás. Pero a esas personas yo les diría que derriben ideas preconcebidas, viejos paradigmas que nos hemos puesto en nuestra mente que solo son barreras que nos limitan. Tenemos un potencial en nuestra mente del cual no somos concientes, no existen límites, las únicas limitaciones son las que nos marcamos nosotros mismos y que nos hacen creer que una cosa es imposible. Eso ya nos está condicionando, nos está frenando para ser capaces de realizarlo. Nuestro poder mental es ilimitado y solo nosotros podemos ponerle puertas para limitar hasta donde podemos llegar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *