Déficit de Atención con/sin Hiperactividad del Adulto

¿Qué es el déficit de atención con/sin hiperactividad del adulto?
El déficit de atención con/sin hiperactividad del adulto (ADHD/ADD, por su nombre en inglés) es un diagnóstico que se aplica a niños y adultos que constantemente demuestran ciertos comportamientos característicos. Los comportamientos más comunes caen en tres categorías:

Falta de atención. Las personas que son desatentas tienen dificultad para concentrarse en una sola cosa y se pueden aburrir con una tarea luego de tan sólo unos pocos minutos. Pueden prestar atención en forma automática y sin esfuerzo si se trata de actividades y cosas que les gustan. Pero el concentrar atención deliberada y consciente en organizar o completar una tarea o aprender algo nuevo les es difícil.
Hiperactividad. Las personas hiperactivas parecen estar siempre en movimiento. No pueden sentarse ni quedarse quietas. Pueden precipitarse o hablar sin parar. Pueden ser bulliciosos o pueden tratar de hacer varias cosas a la vez, rebotando de una actividad a la siguiente.
Impulsividad. Se caracteriza por la incapacidad de controlar sus reacciones inmediatas o de pensar antes de actuar. A raíz de esto, pueden emitir comentarios poco apropiados. Su impulsividad puede hacer que les sea difícil soportar los tiempos normales que requieren algunos hechos para desarrollarse (Ej. esperar su turno).
El Departamento de Neuropsicología de INECO propone a estos pacientes un circuito personalizado y diferencial, de detección, evaluación, diagnóstico y tratamiento, que incluye:

a. Programa grupal de psicoeducación del ADHD/ADD del adulto
b. Grupos de aplicación y mantenimiento de estrategias para el ADHD/ADD del adulto
c. Rehabilitación de las funciones ejecutivas
d. Metodología de Estudio
e. Psicoterapia individual

Este programa está dirigido a personas con diagnóstico de trastorno de déficit de atención, con o sin hiperactividad de más de 18 años de edad.

  • Objetivos. El objetivo fundamental de este programa es que los participantes puedan conocer mejor su problemática, aumentar la motivación para realizar cambios conductuales y tomar decisiones adecuadas respecto del tratamiento. Para ello, se discute la información científica existente acerca de las características clínicas de esta condición, sus causas y sus consecuencias. Se presenta asimismo un panorama inicial de los recursos terapéuticos adecuados para su manejo y se pone en marcha su implementación.
  • Características. El programa contempla 8 sesiones grupales, de frecuencia semanal y de 1 hora y media de duración. El grupo incluye entre 8 y 15 participantes, con dos coordinadores profesionales.
  • Funcionamiento del grupo. Se trata de un grupo que estructura su dinámica de funcionamiento alrededor de un tema específico (ver los contenidos de sesiones más abajo). Al inicio de la sesión los coordinadores presentan la información específica sobre el tema del día, posteriormente se discuten los contenidos entre los participantes y finalmente se planifican tareas de registro, experimentación o ejercicio para aplicar durante la semana. El trabajo del grupo se refuerza mediante la lectura de materiales didácticos que se entregan en cada sesión.

Este programa también está dirigido a pacientes adultos con diagnóstico de ADHD del adulto

  • Objetivos. Poner en práctica estrategias y técnicas de afrontamiento de las dificultades características del trastorno de déficit de atención y procurar su mantenimiento a lo largo del tiempo. Las estrategias se organizan según seis áreas o módulos principales: 1) estrategias atencionales, 2) estrategias de organización y ejecutividad, 3) regulación emocional, 4) control de impulsos, 5) mejoramiento de las relaciones interpersonales, 6) motivación para el cambio.
  • Características. Se trata de un grupo de frecuencia semanal, coordinado por 2 profesionales y con un número de integrantes de entre 6 y 10 participantes.
  • Funcionamiento del grupo. La dinámica del grupo se desarrolla según una modalidad de taller de resolución de problemas, aplicada a la problemática específica. En cada reunión se plantean problemas específicos, se discuten las estrategias y recomendaciones generales para cada caso, se fomenta la discusión grupal y el intercambio de experiencias entre los integrantes, y se planifican tareas y ejercicios para la semana. En la reunión siguiente se monitorea su implementación y resultados, y se realizan ajustes para su mejoramiento o mantenimiento.

Este programa está dirigido a personas con diagnóstico de trastorno de déficit de atención, con o sin hiperactividad de más de 18 años de edad.

  • Objetivos. El objetivo fundamental de este programa es que los participantes puedan conocer mejor su problemática, aumentar la motivación para realizar cambios conductuales y tomar decisiones adecuadas respecto del tratamiento. Para ello, se discute la información científica existente acerca de las características clínicas de esta condición, sus causas y sus consecuencias. Se presenta asimismo un panorama inicial de los recursos terapéuticos adecuados para su manejo y se pone en marcha su implementación.
  • Características. El programa contempla 8 sesiones grupales, de frecuencia semanal y de 1 hora y media de duración. El grupo incluye entre 8 y 15 participantes, con dos coordinadores profesionales.
  • Funcionamiento del grupo. Se trata de un grupo que estructura su dinámica de funcionamiento alrededor de un tema específico (ver los contenidos de sesiones más abajo). Al inicio de la sesión los coordinadores presentan la información específica sobre el tema del día, posteriormente se discuten los contenidos entre los participantes y finalmente se planifican tareas de registro, experimentación o ejercicio para aplicar durante la semana. El trabajo del grupo se refuerza mediante la lectura de materiales didácticos que se entregan en cada sesión.

Este programa de rehabilitación cognitiva, se enfoca en los problemas prácticos que experimenta cada persona en el día a día. Está especialmente diseñado para trabajar aquellas áreas relacionadas con en reentrenamiento de la atención, planificación y organización, áreas frecuentemente afectadas en pacientes con ADHD/ADD. Además se caracteriza por ser personalizado, con el fin de cubrir las necesidades individuales de cada persona, utilizando medidas concretas para determinar las mejorías presentadas.

El tratamiento psicoterapéutico del ADHD/ADD del adulto es un elemento fundamental de su abordaje, por varias razones:

  • La respuesta a la medicación no es completa, con un 50% de efectividad promedio.
  • La medicación por sí sola no provee de estrategias o habilidades específicas para mejorar el funcionamiento en las tareas cotidianas.
  • La adherencia al tratamiento en su conjunto puede resultar perjudicada por la típica tendencia en este desorden a la discontinuidad en las actividades iniciadas y a los olvidos, lo cual limita los beneficios de la medicación sin un adecuado soporte psicoterapéutico
  • El ADHD/ADD del adulto se acompaña frecuentemente de estados de ansiedad, depresión y abuso de sustancias, problemas para los cuales la psicoterapia ha demostrado ser de ayuda.
  • Las dificultades en lo laboral, académico, y en las relaciones tienen como consecuencia un estado generalizado de desmotivación y frustración, así como una visión devaluada de sí mismo. Estos aspectos vinculados a la motivación para el cambio y a la autoestima constituyen «blancos» propios de una intervención psicoterapéutica.

 

 
Contenidos de las sesiones.
1. Características clínicas y diagnósticas del ADHD del adulto
2. Base neurobiológicas del ADHD y tratamiento farmacológico
3. Las dificultades en la atención
4. Las dificultades ejecutivas
5. Aspectos cognitivos y emocionales del trastorno (1)
6. Aspectos cognitivos y emocionales del trastorno (2)
7. Impulsividad e hiperactividad
8. Revisión y cierre

La hipótesis cognitivo-conductual postula que, como consecuencia de las dificultades neurocognitivas básicas del trastorno y de las frustraciones en el entorno educacional, laboral e interpersonal, la persona con ADHD/ADD desarrolla un conjunto de pensamientos disfuncionales específicos sobre sí mismo y sus capacidades, junto con una serie de conductas o estrategias compensatorias negativas frente a los problemas.

Estas pensamientos o cogniciones disfuncionales expresan, por lo general, la propia autoevaluación negativa frente a las frustraciones («no soy capaz de hacerlo», «no sirvo para esto», «soy un desastre», etc.), y se alimentan asimismo de la crítica de otras personas significativas de su ambiente (familiares, docentes o empleadores).

El efecto de estas cogniciones disfuncionales negativas se proyecta sobre el estado emocional y sobre las conductas de afrontamiento de los problemas. En lo que respecta al estado emocional, estas cogniciones aumentan los estados de ansiedad y malestar asociados a las tareas problemáticas. En lo conductual se ven reforzadas las estrategias compensatorias disfuncionales como la evitación de las dificultades, las postergaciones («voy a fracasar otra vez, para qué intentarlo», «mañana tal vez tenga más ganas», etc.), y otras conductas problemáticas (negación de los problemas, rechazo a utilizar estrategias adecuadas, etc.).

De manera recurrente, los estados emocionales displacenteros y las conductas disfuncionales, a su turno amplifican las dificultades cognitivas básicas (desatención, desorganización e impulsividad) dando lugar a un circuito de autorrefuerzo de las dificultades (ver figura).

p_02_01_cuadro

 

Componente psicoeducativo. La psicoeducación se define como el proceso de proveer al paciente y a sus otros significativos de información científica sobre el trastorno, sobre sus características, sus causas y sus consecuencias, y sobre las posibles herramientas y métodos para mejorarlo. El objetivo fundamental de este procedimiento es que los pacientes puedan conocer mejor su problemática, aumentar la motivación para realizar cambios y tomar decisiones adecuadas respecto al tratamiento. La aplicación en formato grupal de este componente es especialmente ventajosa.

Componente cognitivo. Este segundo componente abarca el trabajo propiamente cognitivo, esto es, la identificación y la modificación de los pensamientos y creencias que potencian las dificultades en el funcionamiento cotidiano. Estos procedimientos están orientados a modificar los pensamientos que en el contexto del ADHD/ADD del adulto funcionan como «distractores», o bien impiden el uso de conductas apropiadas o bien aumentan los estados de ansiedad, el decaimiento anímico y las dificultades en la autoestima.

Componente conductual. El aprendizaje de estrategias de afrontamiento adecuadas comporta el aspecto conductual del tratamiento. En este sentido, se incentiva el empleo de un variado repertorio de técnicas destinadas a morigerar los efectos de los déficits neurocognitivos básicos sobre el funcionamiento cotidiano, a saber: el uso de agenda y la administración del tiempo, la organización de las tareas a fin de explotar al máximo las capacidades atencionales, el control de distractores externos e internos, el ordenamiento de los ámbitos de trabajo y estudio, el uso de notas, listas y avisos para evitar olvidos y digresiones, la metodología de estudio y de resolución de problemas, etc.

Componente emocional. La impulsividad, la hiperactividad y la regulación de estados emocionales intensos constituyen otro aspecto a trabajar en el tratamiento psicoterapéutico. En este sentido, se entrena la capacidad de identificar los diferentes estados emocionales y sus indicadores o señales visibles. La identificación correcta de los mismos da lugar a la posterior implementación de técnicas para su manejo, entre otras, las técnicas de relajación, las visualizaciones y el empleo de descargas alternativas, sin consecuencias negativas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *