DANSHUI

A medida que el cristalino sol naranja se arrastra cada vez más sobre la orilla del mar en el horizonte, uno siente una sensación de renovación. Es un recordatorio de las cosas bellas que muy pocos tienen la oportunidad de ver, un recordatorio del concepto de continuidad… que a pesar de que las cosas se terminan, hay un nuevo comienzo.

A pesar de que la belleza de Danshui (también conocida como Tamsui) fue poblada por los aborígenes de Taiwán por más de 400 años, fue recién a principios de este siglo que las coloridas aldeas a lo largo de la Montaña Datun y la belleza de los atardeceres fundiéndose en el mar, se dieron a conocer al mundo moderno.

Situada en la desembocadura del río Danshui, la ciudad de Danshui fue colonizada por los españoles en el siglo 17 sólo para ser entregada a los holandeses poco más de una década después. El asentamiento de los españoles es simbólicamente recordado por Hongmao Castillo o como Fuerte Santo Domingo.

Los lugareños se refieren a Hongmao Castillo como la «fortaleza fabricada por los  españoles», a la cual el holandés volvería a cambiarle de nombre por «pelo rojo» o «cabeza roja», porque los ladrillos rojos de la estructura son visibles desde lejos.

Finalmente Danshui se convirtió en una ciudad portuaria comercial, aunque en estos días solo quedan unos cuantos restos de su gran vida portuaria. Sin embargo, su reconocimiento como un pueblo de pescadores es visible a simple vista.

Hay dos elementos importantes para unas buenas vacaciones en Danshui: lugares de interés turístico y centros de compras. El distrito comercial ubicado en la calle Antigua celebra su marco de comida, diversión y moda.

Los turistas y los residentes transitan por ambos lados de la calle Antigua, ya sea la  comida tradicional taiwanesa, pubs, galerías de ropa, todos se pueden encontrar aquí.

La zona también es conocida por sus helados que se pueden disfrutar paseando por el muelle bajo la luz naranja del sol poniente, y por la variedad de alimentos que se preparan en el muelle.

Además, comprar en los mercados nocturnos es una aventura feliz y satisfactoria tanto para los ojos y las papilas gustativas

Si eres un aventurero, puedes ir caminando a la colina desde la calle Antigua a través de los meandros de Danshui, haciendo todo lo posible para evitar los ciclomotores y la densa multitud de estudiantes. Es posible toparse con pequeños templos u otros lugares ocultos. Tomar el ferry en la orilla sur del río Danshui al distrito de Bali, también es una buena opción.

Pero, por supuesto, es necesario que el sol se dirija al horizonte una vez más, poner fin a su gira por Danshui, sólo para empezar de nuevo si usted regresa.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *