Curación de la Psoriasis por la Medicina Tradicional Inga

P/ ¿Qué es la Psoriasis, según su conocimiento?
R/ La psoriasis, como otras enfermedades, tiene nombre en nuestra lengua, se denomina sigsii muiu, quiere decir: sigsii, rasquiña, piquiña y muiu, granos. La escamación sucede cuando no se encuentra remedio o se demora, aparecen entonces unas capas gruesas y empieza a escamar. La reacción que se produce es de mucha rasquiña, mucha piquiña y si no se encuentra el medicamento adecuado se va extendiendo por todo el cuerpo, y rascándose va llevando el germen de la enfermedad a otras partes no afectadas. Como eso se ve muy feo la persona enferma se esconde, se enclaustra, ya no quiere salir; pero además empieza a sentir dolores estomacales, diarreas, fiebre y la cosa se va complicando.

P/ ¿Por qué la gente se enferma de eso? ¿Cuál es el origen? ¿Es genético?
R/ Sinceramente no puedo decir cuál es el origen, pero según lo que taita José me enseñaba, tiene que ver mucho con el sufrimiento, con el sentimiento, o con lo que llaman aquí en la ciudad el stress. Creo que es del sistema nervioso pero también es muy probable que tenga origen genético.

P/ ¿Dentro de qué condiciones hay más probabilidades de que las personas propensas desarrollen el mal y que se agrave? ¿Tiene que ver con el estilo de vida que lleve la persona: la comida, la forma de vivir, los vicios…? 
R/ No, no tiene que ver el estilo de vida ni esas cosas. Aquí he atendido desde gente que vive muy bien hasta muy mal. Tampoco tiene que ver con la situación económica, ni el tipo de comida, hay gente que está muy bien alimentada y otros que no, igual aparece la enfermedad.

P/ Esto hace suponer que la condición de que hablabas del sentimiento, del origen nervioso, sea el factor determinante.
R/ Sí, yo creo que viene más por ahí. Si uno indaga y hace un diagnóstico del paciente conversando con él, es muy probable que haya soportado otras enfermedades o que haya tenido un sufrimiento prolongado por la desaparición de alguien, ya sea por muerte o porque se fue, o algún desenlace doloroso.

P/ ¿Cuánto hace que Ud. conoció el primer caso de psoriasis?
R/ Yo conocí mucho esto desde muy pequeño, viajando con mi papá y mi mamá; de pueblo en pueblo fui conociendo y miré cómo los abuelos tratan ésta enfermedad sin ningún problema. Y ahora que estoy en la ciudad ya más permanente he venido encontrando casos verdaderamente alarmantes y mucha gente sufriendo: mujeres, hombres… sobre todo hombres y adultos.

P/ ¿Cómo es un caso alarmante?
R/ Es cuando está muy extendido y prácticamente está invadido todo el cuerpo y no han podido parar el crecimiento de la enfermedad.

P/ Desde que Ud. está ejerciendo, que recuerde ¿cuántos casos de psoriasis ha tratado?
R/ He visto muchos casos, de personas que vienen a “consulta”, como dicen acá, pero de los que se han sometido al tratamiento y han venido cumplidamente y se les ha hecho seguimiento, podemos hablar de 10 casos de personas tratadas y sanadas. Pero muchos de los que me han consultado, si no encuentran una curación inmediata no vuelven.


P/ ¿Porqué la gente no acepta los tratamientos más prolongados de la Medicina Tradicional Indígena? 
R/ Creo que no hay una cultura médica y la gente quiere todo inmediato. Tampoco están acostumbrados a lo que nosotros llamamos uigsa maillai, que significa“lavar el estómago”, no acostumbran hacerse limpias internas y externas periódicamente y por eso están más propensos a cualquier tipo de enfermedad. Hay una gran dificultad porque la gente quiere curarse en el menor tiempo posible. Y eso en la medicina inga es muy complicado, porque, como dicen los abuelos esto es de paciencia, de mucha paciencia y de buena voluntad; que el paciente quiera de verdad y que tenga constancia. Solo si se reúnen esas dos condiciones es probable que se superen esta y otras enfermedades.
Además, los medicamentos que nosotros preparamos no actúan tan rápidamente, porque la enfermedad no solo tiene que ver con la piel; tiene que ver internamente con el factor nervioso, y con la alimentación, con la forma de bañarse, etc., tiene que ver con la vida misma. Si Ud. no cumple esas condiciones, algo falla y lo poquito que uno pueda hacer se puede desperdiciar en cuestión de horas.

P/ ¿Cómo es el tratamiento para la psoriasis que Ud aplica? ¿Qué procedimientos incluye?
R/ Lo primero es que el paciente se someta a una limpia interna: estamos hablando de una purga, porque lo que se ve en la piel externamente se produce internamente desde el estómago, entonces hay que limpiar, purgar. Tenemos distintas purgas, incluido ambihuasca o yagé, pero además se dan indicaciones a la persona en cuanto a la alimentación, a la forma de bañarse.
Luego, se trata con baños para desinfectar, se hace maillai –lavar, limpiar, desinfectar–, con medicamento de plantas que se ha puesto al fogón y se aplica caliente, lo que más aguante el cuerpo. Aunque se supone que no es contagioso siempre hago estas curaciones con guantes y con paletas.
Después, se aplica una preparación de origen natural, de plantas amargas y picantes, que combaten la enfermedad. La preparación es normalmente decenizas de esas plantas mezcladas en agua; aunque últimamente, tomando yagé he entendido por cuenta propia que la aplicación de los abuelos con cenizas sale muy costosa porque la mezcla se cae al secarse el agua. Y se me vino a la mente, en visión de yagé, que podíamos combinarla con un aceite amazónico. Así, la preparación de los abuelos combinada con aceite permite que se lubrique y se humecte la parte afectada, además de combatir la enfermedad. La combinación penetra en la piel y cura, pero a la vez la humecta, porque no nos olvidemos que esto produce mucha resequedad y la piel se cuartea y se vuelve inmanejable.
Aquí citamos al paciente cada 8 días porque no tenemos disponibilidad para hospitalizar y tampoco tenemos el concepto de guardar la gente. Entonces la gente viene cada 8 días y se hace la curación y les estamos confiando algunos baños para que se los lleven a su casa y se ayuden y allá se los pueden aplicar sus familiares o acompañantes.
También estamos manejando esto con los cambios de luna, porque es muy efectivo. El cambio de luna es de creciente a luna llena. Taita José enseñaba que en cambio de luna florece, y también se ponen en el punto máximo todas las enfermedades. En ese periodo es cuando más intensamente se aplican los medicamentos, porque se entiende que así como florece, se pone más malo el paciente e igual hay que aplicar el medicamento para que se mejore.
Los familiares y amigos también tienen mucho que ver en la curación. El acompañamiento y el afecto que el paciente tenga es muy importante, porque hay que dar mucho alimento interno: el cuidado materno, el cariño y ayudándole a entender al que está enfermo que va a salir adelante.
También estamos aplicando algo que es muy importante para nuestros pueblos que es la fibra de maíz que estamos aconsejando a los pacientes que lo coman.

P/ ¿Qué sabe Ud. de las respuestas que tiene la medicina occidental alopática para esta enfermedad?
R/ Bueno, yo he leído varios textos de medicina en cuanto a psoriasis y tanto los especialistas, dermatólogos, como los médicos, descartan la posibilidad de que tenga cura y los libros dicen eso: que desafortunadamente no se puede hacer nada y que el paciente tiene que aprender a convivir con ella. Hay ungüentos, hay cremas, hay inyecciones para aliviar; hay tratamientos paliativos de los dermatólogos. Pero en el caso nuestro podemos demostrar que sí hay cura; tiene nombre en nuestra lengua y hay medicamentos que combaten este flagelo.

P/ ¿Cómo maneja Ud. su medicación respecto de la que aplican los otros médicos que han tratado a los pacientes que le llegan? 
R/ Yo permito su aplicación y es normal que nuestro cuerpo reaccione diferente frente a distintos medicamentos, entonces no hay que quitar medicamentos que las personas vienen utilizando por varios años; sería como quitarle el tetero a un niño. Estamos combinando las medicinas alopáticas u homeopáticas, o indicadas por otro médico, con las mías, hasta que el cuerpo lo asimile; y la idea es que no dependan de ninguna, ni de la mía, porque sinó no estaríamos sanando.

P/ El mejoramiento que Ud. ha hecho de la fórmula tradicional que recibió de sus Mayores es una innovación que podría más adelante llevar a la producción de un medicamento para comercializar. Obviamente que esa no es la perspectiva de Uds. Pero puede ocurrir que si no lo hace Ud. como gestor y dueño de esa innovación, otros lo puedan hacer. ¿Ud. que piensa a ese respecto?
R/ Bueno, Ud. que conoce a nuestra gente, los yageceros, entiende que además del medicamento esto es presencial, es práctico. Además de aplicar un medicamento nosotros solemos armonizar, equilibrar las energías con el canto, la música. O sea, la cuestión no es solamente aplicar el medicamento, va mucho más allá: tiene que ver con el espíritu de la enfermedad y con el espíritu de la persona que está enferma, entonces no creo que sea tan fácil. De todos modos, aquí se trata es de aprender y la misma enfermedad me ha dejado una enseñanza: según la reacción de los pacientes uno va mirando qué es lo que hace falta, o sea que ellos también han sido para mí una enseñanza.
He descubierto que se puede hacer esto, que se puede combinar. Tenía mucha inquietud y tenía miedo de que la reacción fuera adversa y la verdad pues ha sido muy conveniente y estoy muy contento de haber descubierto esa posibilidad de combinar con las plantas algo que puede reemplazar el agua. En este año 2007 me ha dado muy buen resultado esa combinación de cenizas con aceite, y vamos a seguir así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *