Cubierta antibacteriana puede reducir infecciones de suturas

Una cubierta antibacteriana, desarrollada recientemente para suturas quirúrgicas, es casi 1.000 veces más efectiva que las cubiertas comerciales más usadas.

Investigadores de la Universidad de Massachusetts (UMass; Amherst, EUA) han desarrollado una cubierta de sutura quirúrgica basada en poli [(aminoetil metacrilato)-co-(butil metacrilato)] PAMBM, un polímero anfifílico inspirado en péptidos antimicrobianos. El PAMBM fue evaluado en una variedad de mezclas de polímero usando el método Estándar Industrial Japonés (JIS) y mostró actividad antimicrobiana excelente en una concentración baja (0,5 wt %), usando una fórmula de cubierta antimicrobiana similar a las suturas comerciales de Vicrilo (poliglactina 910) Plus, un producto de Ethicon (Somerville, NJ, EUA). Las muestras discales del material de cubierta conteniendo PAMBM destruyeron efectivamente las bacterias (reducción del 98% a 0,75 wt %).

Ensayos adicionales de las mismas muestras discales mostraron una zona creciente de inhibición con concentraciones crecientes de PAMBM. Finalmente, la cubierta conteniendo PAMBM fue aplicada a las suturas, y la morfología de la superficie de la cubierta fue caracterizada por microscopía electrónica de barrido (SEM), junto con suturas de vicrilo y otras descubiertas. Las suturas conteniendo PAMBM, destruyeron las bacterias más efectivamente (reducción de 3 log10 en 2.4 wt %) que las suturas Vicryl Plus (reducción 0,5 log10). El estudio fue publicado el 21 de Agosto de 2012, en la revista “Langmuir”.

“La infección en el sitio de las incisiones quirúrgicas es una de las complicaciones post quirúrgicas más comunes que mantienen a los pacientes hospitalizados más tiempo y aumentan las facturas hospitalarias”, dijo el autor principal Prof. Gregory Tew, PhD, del departamento de ciencias & ingeniería de polímeros. “Como la resistencia bacteriana a los agentes actuales continua aumentando y ya se documentó la resistencia al triclosán, el descubrimiento de agentes antimicrobianos nuevos, que se mantengan activos en las cubiertas del dispositivo biomédico, es esencial”.

El recubrimiento antibiótico más común contiene triclosán, pero su uso en muchos productos para el consumidor, a través de los años, ha llevado a la emergencia de cepas de bacterias que evaden sus efectos. El triclosán también puede ser absorbido en el cuerpo, aumentando las preocupaciones acerca de efectos adversos para la salud. Otra desventaja para el triclosán es que disminuye el crecimiento de las bacterias, pero no mata realmente a aquellas que ya están presentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *