Cruz Roja mantiene su ayuda a la población de Mali pese a la inestabilidad del país

«Tenemos un compromiso con la población maliense afectada por la crisis alimentaria del Sahel y debemos cumplirlo, pese a la inestabilidad de la región y las dudas sobre los fondos de cooperación para este país». Así lo recalca Cristina Domínguez, responsable de Cooperación Internacional para África de Cruz Roja Española que insiste en que, precisamente, ante situaciones de inseguridad que implican desplazamientos de población, «aumentan las necesidades humanitarias a cubrir».
Por estos motivos, Cruz Roja Española va a intensificar su apoyo a los afectados a través de distribuciones de alimentos para 2.500 familias y forraje para el ganado de unas 5.000 familias. En concreto, en las próximas semanas se procederá al reparto de 150 toneladas de arroz, 1.875 toneladas de sal, 9.375 litros de aceite, 5.625 toneladas de azúcar y 128.750 kilos de alimento para el ganado.

La distribución de estos alimentos, comprados en mercados locales, se realizará a través de la Cruz Roja Maliense. Los tres delegados de Cruz Roja Española enviados a Mali fueron evacuados hace unos días a Senegal, tras el golpe de estado en el país africano.

Actualmente, más de 3 millones de malienses se encuentran en situación de inseguridad alimentaria. Mali es uno de los 6 países del Sahel que han declarado emergencia nacional y han solicitado el apoyo de la comunidad internacional, junto con Burkina Faso, Chad, Mauritania, Níger y Gambia. La crisis afecta también a amplias regiones de Senegal. En total, 13 millones de personas al filo de la supervivencia.

Además de esta ayuda de ‘emergencia’, Cruz Roja insiste en la necesidad de reforzar la asistencia a largo plazo a través de la diversificación de la producción y el apoyo a la agricultura sostenible; la puesta en marcha de proyectos de rehabilitación medioambiental para mitigar el impacto de la sequía; la mejora de los sistemas de alerta temprana y, en definitiva, la apuesta decidida por la formación de las comunidades locales. «Únicamente así podremos combatir una crisis que puede resultar crónica y evitar una situación como la que ha vivido el Cuerno de África», destaca Cristina Domínguez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *