Cristianos y Musulmanes condenan la violencia – compromiso con la justicia

Dos debates en grupo fueron lo más importante de la segunda mañana de la consulta internacional sobre relaciones entre musulmanes y cristianos, “Transformar las Comunidades”, que se celebra en Ginebra, Suiza. Los miembros de los grupos hicieron que la atención de los aproximadamente 60 delegados se centrara en los temas “Más allá de mayorías y minorías” y “Del conflicto a una justicia compasiva”.

La primera alocución del día fue pronunciada por el ministro libanés de información, Dr. Tarek Mitri, quien expresó su opinión de que el debate sobre “mayorías y minorías” religiosas ha llegado a ser una “dualidad estéril” en el discurso político.

Es más importante, a juicio de Mitri, reconocer que todos son ciudadanos con una responsabilidad compartida en relación con la vida nacional y una obligación mutua de asegurar la justicia para todos. Esto corresponde al llamamiento, hecho por el secretario general del CMI durante la sesión de apertura de la consulta, en favor del uso adecuado de la palabra «nosotros» en nuestras sociedades.

El Profesor Mahmoud Ayoub de la Fundación del Seminario Hartford de los Estados Unidos, miembro del Consejo Islámico Mundial de la Asociación Mundial de la Dawa Islámica, pidió a los fieles de las diferentes religiones que “traten sus conflictos con justicia compasiva”. Por lo que respecta a las comunidades musulmanas de Occidente, describió el “dilema” de educar a los hijos de forma que mantengan su identidad cultural y religiosa tradicional, estimulándoles al mismo tiempo a “vivir significativamente” en su nueva patria.

El grupo que examina el itinerario “del conflicto a una justicia compasiva” presentó a tres oradores: el Dr. Aref Ali Nayed, director del Centro de investigación y medios de comunicación Kalam de Dubai; el Rev. Kjell Magne Bondevik, ex primer ministro de Noruega, presidente del Centro de Oslo para la paz y los derechos humanos y moderador de la Comisión del CMI sobre asuntos internacionales; y el Dr. Farid Esack, profesor del estudio del Islam en la universidad de Johannesburgo, Sudáfrica.

Nayed recomendó el diálogo como medio para ayudar “a mantenernos recíprocamente honestos” en la búsqueda de la justicia y la paz. Por medio del diálogo, añadió, “es posible cultivar ecologías de paz y perdón”. Bondevik estuvo de acuerdo al afirmar: “yo defendería que el diálogo no es sólo un instrumento significativo, sino que es quizás el único instrumento para construir mejores relaciones. Es un instrumento para construir sociedades compartidas”. Esack, reconociendo que “las respuestas últimas no pertenecen a la humanidad”, sugirió que se avanza en la buena dirección si se admite la propia culpabilidad en sistemas de injusticia y se reconoce a sí mismo en el prójimo que sufre a causa de esa injusticia: la idea de una justicia sin compasión es una traición a la justicia”.

Los debates en grupo de la mañana del martes estuvieron moderados por el Dr. Mohammed al-Sammak, secretario general del Comité Nacional del Líbano para el diálogo y de la Cumbre Islámica, y por la Rvda. Dra. Bernice Powell Jackson, presidenta del Consejo Mundial de Iglesias para América del Norte y ministra de la Iglesia Unida de Cristo en los Estados Unidos.

El Metropolita Emmanuel de Francia, presidente de la Conferencia de Iglesias Europeas saludó a los participantes en nombre de dicha Conferencia y del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla. Afirmó que esta reunión contribuía a la constitución de una serie de valores que puede fortalecer el ejercicio de la libertad religiosa y los derechos humanos.

x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x

Los dirigentes y estudiosos cristianos y musulmanes reunidos en el Centro Ecuménico en Ginebra, Suiza, donde está la sede del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), emitieron ayer una declaración conjunta de condena al ataque criminal perpetrado en la Iglesia de Nuestra Señora de la Salvación en Bagdad, el domingo pasado, 31 de octubre.

58 personas fueron asesinadas cuando las fuerzas de seguridad gubernamentales dieron el asalto a la iglesia para acabar con la toma de rehenes por hombres armados.

El grupo de cristianos y musulmanes participa en una consulta de cuatro días sobre el tema “Transformar las comunidades: cristianos y musulmanes construyendo un futuro común”.

En la declaración, el grupo expresó “su condena a todos los actos de violencia que tienen como objetivo los lugares de culto y otros lugares sagrados, que los profanan o que amenazan la seguridad de los fieles”.

Los participantes exhortaron “a las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad, a todos los grupos por la paz justa y, en particular, a las autoridades iraquíes a que intervengan para acabar con todos los ataques terroristas que tienen como objetivo humillar al pueblo iraquí, sea cual sea su afiliación religiosa, y profanar los lugares sagrados islámicos y cristianos”.

Fuentes: CMI -AJS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *