Criptozoología

La criptozoología (del griego κρυπτος cryptos, ‘oculto’, ζωος zoos, ‘animal’ y λογος logos, ‘estudio’; literalmente: ‘el estudio de los animales ocultos’) es una pseudociencia que se ocupa de la búsqueda de animales cuya existencia no ha sido probada. Los animales de interés criptológico son llamados «críptidos», término acuñado por John Wall en 1983.[1] Esto incluye a especímenes vivos de especies extintas, como dinosaurios no aviares; animales que carecen de evidencia pero aparecen en mitos, leyendas o reportes oculares, como Piegrande, el Chupacabras o el Monstruo del lago Ness;[2] y animales salvajes dramáticamente lejos de sus zonas geográficas, como gatos fantasmas (también llamados grandes felinos alienígenas).

La criptozoología no es una rama reconocida de la zoología ni de ningún otra disciplina científica.[2] Es un ejemplo de pseudociencia debido a que confía fuertemente en pruebas anecdóticas, relatos y supuestos avistamientos.[3] [4] [5]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *