Crean el primer club de vinos kosher del mundo

Crean el primer club de vinos kosher del mundo

19/08/11 De elaboración exclusiva en Mendoza, todo el proceso debe ser certificado por un rabino.
PorGuillermo Kellmer

Primera lección : kosher en hebreo significa apto. Y si bien en la mayoría de los casos el consumo de productos alimenticios kosher se debe a convicciones religiosas, en otros se adopta por la tranquilidad que implica la certificación constante de los procesos productivos.
Segunda lección : a diferencia de la carne kosher, en la que a la vaca se la sacrifica de un modo distinto al tradicional, con el vino la técnica, elaboración o variedad no difiere de los que se encuentran en el mercado. Sólo necesitan la certificación de un rabino que supervisa todo el proceso de elaboración, en el que sólo pueden intervenir manos judías.
Con el consumo de productos kosher cada vez masificado (se los puede encontrar en los supermercados) y el sostenido crecimiento de los clubes de vinos en la Ciudad, Gabriel Vinitzky comenzó a proyectar hace un año el Kosher Wine Club, el primer emprendimiento de estas características en el mundo. Vinitzky, gerente general del club explica: “La idea original era quitarle la mala prensa al vino kosher, al que se lo identifica con un vino dulce o con el vino kosher meshuval”.
Pausa y tercera lección : meshuval en hebreo significa pasteurizado y es el que no se impurifica (no pierde su condición de kosher) al tacto de alguien que no pertenece a la colectividad. Pero al estar pasteurizado pierde aroma y sabor . Es el que comúnmente se utiliza en las ceremonias religiosas.
“Los vinos que elaboramos en Mendoza exclusivamente para el club son de altísima calidad –retoma Vinitzky–. La idea es que quien los tome no encuentre diferencias con los mejores productos tradicionales del mercado y que de la ceremonia pase a la mesa de todos los días ”.
El Kosher Wine Club cuenta con la certificación del rabino Daniel Oppenheimer. Y hasta que la idea se convirtió en negocio hubo un largo proceso. Lo cuenta Alfredo Terzano, director del club: “Viajamos a los Altos del Golán en Israel que da vinos kosher de la misma calidad que los grandes vinos del mundo. Y hasta realizamos seminarios de estudios judaicos”.
Terzano dice que lo asombró la solidaridad de la colectividad judía con el proyecto del club que antes de la primera entrega (son cajas de seis vinos cada dos meses a un costo promedio de $ 85 la botella) ya tenía más de 300 socios.
Cuarta lección : lejaim en hebreo significa por la vida y equivale al salud de las mesas argentinas. El vino está, sólo es cuestión alzar las copas.
__._,_.___
Responder a remitente | Responder a grupo | Responder mediante la Web | Crear un tema nuevo
Mensajes con este tema (1)
ACTIVIDAD RECIENTE:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *