Conversión de energía en una señal eléctrica

Consta de cinco pasos:

  1. Absorción: Debe absorberse la energía estimulante.
  2. Transducción: La energía debe convertirse en un evento eléctrico.
  3. Amplificación: Un estímulo muy débil puede desencadenar una potencial de acción intenso.
  4. Integración y diseminación: El potencial debe propagarse hacia el sitio donde se inicia el impulso. Los potenciales del receptor iniciados en distintos sitios de la célula receptora pueden sumarse y generar un mayor impulso
  5. Codificación y transmisión: Los receptores convierten el estímulo en una serie de potenciales de acción que aportan información sobre la intensidad y propiedades temporales del estímulo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *