¡Contra las injusticias sociales, tome partido!

Miércoles 23 de Mayo de 2012 00:40
Conozca al PSTU, un partido de mujeres, hombres y jóvenes que luchan por un mundo sin injusticias sociales, un mundo socialista.

Las escenas de la brutal desocupación de Pinheirinho, en São José dos Campos (SP), al inicio de este año, expuso de forma dramática algo que la prensa y el gobierno tratan de no mostrar: Brasil continúa siendo el país de las injusticias. Apenas una minoría goza de privilegios en la sexta economía del mundo.
Este continúa siendo el país en que el crecimiento económico beneficia apenas a las grandes empresas, mientras los trabajadores continúan a padecer bajos salarios. En que casi la mitad del presupuesto vaya al pago de intereses y amortizaciones de la deuda pública a los agiotistas internacionales, mientras el presupuesto de la salud y la educación continúa  disminuyendo. En que la especulación inmobiliaria profundiza el déficit habitacional. En que los intereses exorbitantes de los bancos corroen los salarios de los trabajadores y de la clase media.

El gobierno de Dilma, a pesar del amplio apoyo y de las expectativas de gran parte de los trabajadores, sigue priorizando los intereses de los grandes bancos y empresas. Así como los gobiernos anteriores, Dilma no gobierna para los trabajadores. Las huelgas de los obreros en la construcción de la hidroeléctrica de Belo Monte, en Pará, las movilizaciones de los trabajadores de la educación en todo el país, y tantas otras luchas, muestran, sin embargo, que si la injusticia social permanece hoy más que nunca, por otro lado los trabajadores luchan y resisten.
El PSTU da su apoyo incondicional a esas luchas y, más que eso, participa del día a día de esas movilizaciones. En las huelgas obreras, manifestaciones del movimiento popular y estudiantil, están las banderas rojas del partido. Eso es porque creemos que sólo la lucha cambia la vida. Sin embargo, por más importantes que sean, esas luchas necesitan de un sentido estratégico, para que no se pierdan en el camino y para que sus conquistas no sean temporales.
Sólo el socialismo puede acabar con las injusticias sociales
Una huelga puede conquistar reajuste salarial, pero después él es “comido” por la inflación. Una movilización estudiantil puede arrancar medidas como apertura de cupos en una universidad, pero eso no impide que, posteriormente, el gobierno haga recorte en el presupuesto de educación y socava a esa universidad. Mientras algunos conquistan viviendas, otros tantos son expulsados de sus casas por la especulación inmobiliaria.
Las injusticias sociales forman parte del capitalismo. No es posible un “capitalismo humanizado”, sin pobreza, miseria o desigualdad en un sistema en que las grandes empresas privadas dominan. En que la lógica de la búsqueda desenfrenada de ganancias se sobrepone a los más elementales derechos del ser humano, como el derecho a la vivienda, al empleo y a una vida digna.
La única forma de acabar de una vez con las injusticias es superando a ese sistema, extinguiendo la explotación del hombre por el hombre, y poniendo la producción y las riquezas, que nosotros mismos creamos, a favor de las necesidades de la mayoría de la población. Es para eso que existe el PSTU. Un partido formado por mujeres, hombres y jóvenes, comprometidos con la lucha por el socialismo, por un mundo más justo e igualitario. Un mundo sin injusticias sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *