CONTEMPLATIVO- TRADICION PRIMORDIAL

HONGOS

Los molesto, esta vez, para acercarles una propuesta para el año que comienza: se trata de la realización de un Grupo de Estudios cuyo tema es la Tradición Primordial  (también llamada Filosofía Perenne)…

La idea de la propuesta es difundir, de manera activa y explicita, los contenidos de la Tradición, que son aquellos que tienen en común todas las religiones y filosofías del mundo, aquello que las unifica en vez de dividirlas (contenidos que, una vez conocidos, hacen superfluos e innecesarios los conflictos y controversias entre ellas).

Pero, en definitiva, ¿de que nos habla esta Tradición cuyo origen se remonta a los inicios del tiempo?…

Habla de nuestro origen y de nuestro desarrollo, de nuestra estructura, de nuestra existencia y de nuestra esencia; cualquier dato espiritual presente en cualquier religión o filosofía se sustenta – y halla su razón de ser – en esta Tradición, que no es otra cosa que un «corpus» de conocimientos acerca del ámbito espiritual, el ámbito de los Principios, que fuera transmitido al ser humano en su mismo origen, a través de la Palabra (llámela cada uno como quiera) proferida desde siempre por Aquel que es el Origen de Todo (cada religión o filosofía le ha asignado diferentes «nombres», a fin de poder relacionarse con El: todos ellos son igualmente validos e inexactos, ya que no hay manera «adecuada» de «nombrar» lo que es en Si Mismo Innombrable)…

Todo Es Uno, en definitiva: nada hay fuera de Aquello que dio origen al Todo… Por lo tanto, todo ser (animado o inanimado) es, a fin de cuentas, hermano de los demás… Nada hay que no este ligado de alguna manera con el resto: todos abrevamos en el mismo río, aunque no tengamos plena conciencia de ello…

La Tradición nos recuerda que no somos principio de nosotros mismos, que nuestro origen o principio es Dios (como sea que cada cultura lo denomine), que lo que en verdad somos, por lo tanto, es El y que todos los seres compartimos el mismo Origen y Principio (y que eso nos hace «hermanos»), que ese Principio está «insuflado» en nosotros y que, por lo mismo, la vida trata del camino de reconocimiento de El en cada uno de nosotros: la vida es, en definitiva, un camino de regreso al origen, a la Raíz, a la Casa del Padre, mediante el reconocimiento de El en nosotros, expresando esa conciencia en actos, en el contexto del «mercado» del mundo…

Pues bien, esta es la idea del Grupo de Estudios: invitarnos a todos y cada uno de nosotros a abrir los ojos a la conciencia plena de la Unidad, compartiendo los contenidos fundamentales de la Tradición…

A continuación, copio el Temario con los diferentes contenidos a desarrollar, de manera coloquial, compartiendo el camino – mate o café de por medio – como buenos compañeros de viaje…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *