Conociendo Filipinas

La República de las Filipinas es una nación insular formada por un archipiélago de 7.107 islas ubicadas aproximadamente a 100 km al sudeste de Asia, en la costa occidental del Océano Pacífico.

Limita al este con el Mar de Filipinas, al Oeste con el Mar de la China Meridional, y al sur con el Mar de Célebes. Al sur se encuentran las Molucas y Célebes en Indonesia, al sudoeste la parte malaya de Borneo y directamente al norte está Taiwán. Las islas Filipinas están entre 116° 40′ y 126° y 34′ E. longitud, y 4° 40′ y 21° 10′ N. latitud.

El archipiélago filipino fue habitado por grupos paleolíticos desde hace varias decenas de miles de años. La cultura neolítica comenzó en las islas alrededor de 9000 años a.C. y hacia el siglo XV a.C., trabajándose el metal en dichas islas. Pueblos probablemente autóctonos, como el aeta, subsistieron sin asimilarse con las etnias que inmigraron después a las islas. Entre los siglos II y XV de nuestra era, sucesivas migraciones provenientes de Indonesia y Malasia poblaron las islas y se agruparon en clanes. Contrariamente al resto del mundo malayo, prácticamente no fueron influidas por la cultura clásica india.

Desde los siglos XI y XII abordaron a sus costas barcos mercantes musulmanes, japoneses y chinos, poblando las islas de comerciantes y artesanos. En el siglo XV las islas del sur fueron islamizadas tras la llegada de numerosos musulmanes de origen malayo, quienes establecieron sultanatos.

En 1521 llegó al archipiélago Fernando de Magallanes, portugués al servicio de España, quien fue muerto en la isla de Mactan por el jefe Lapu Lapu y sus hombres. La colonización española de las islas —codiciadas también por ingleses, holandeses y portugueses— no se aseguró hasta 1565 cuando Miguel López de Legazpi, enviado por el Virrey de Nueva España (México) construye el primer asentamiento español en Cebú. La ciudad de Manila, capital del archipiélago se funda por el propio Legazpi en 1571.

La llegada de los españoles a Filipinas supuso la unificación política de unas islas anteriormente habitadas por tribus independientes y en constantes guerras. La colonización también trajo elementos de la civilización europea como la rueda y el arado (que ayudó a crear núcleos urbanos) y una red de infraestructuras como puertos, puentes y caminos. Los misioneros españoles trajeron la Fe Católica a Filipinas, religión mayoritaria de filipinos, y contribuyeron decisivamente a la educación en las islas, fundando numerosos colegios y universidades.

 

Los frailes dominicos fundaron la Universidad de Santo Tomás en 1611, la universidad más antigua de Asia. Las más importantes ciudades como Manila, Cebú, Ilo-Ilo, etc. ya a principios del siglo XIX utilizaban el español como lengua franca de la sociedad culta insular. Los primeros brotes de una literatura hispano-filipina se dan hacia mediadosa del siglo XIX. Dicha literatura florece en torno a la década de 1920.

Los igorrotes de la región norteña de Cordillera, la población islámica de Mindanao, entre otros pueblos, siempre ofrecieron resistencias a la colonización; la mayoría de la población rural mantuvo sus cultivos de subsistencia y, gracias a la intervención y protección de los frailes españoles, nunca pagó tributos a los europeos.

Algunos levantamientos de estas comunidades, incluyendo la china, fueron sabiamente pacificados por los religiosos españoles. La historia de la colonización española en Filipinas es similar a la de los países latinoamericanos. Sin embargo, se destacan tres características específicas: el proteccionismo hacia los nativos por parte de las órdenes religiosas, la ubicación de las islas en las rutas oceánicas mercantiles, como lugar de recepción de mercaderías provenientes del conjunto del sudeste asiático destinadas a la metrópoli, y su dependencia directa del Virreinato de Nueva España.

A fines del siglo XIX, se gestó un movimiento independentista local, compuesto por una facción de la burguesía mestiza hispano-parlante, aspirante al poder político que le estaba vedado. Cual suele ocurrir en este tipo de levantamientos nacionalistas, dicha burguesía incitó y utilizó a grupos populares que también aspiraban a mayores cotas de bienestar. La revolución anticolonial estalló en 1896, instigada por la misma masonería española a través de sus logias dependientes en las islas. El caudillo Andrés Bonifacio, jefe de la agrupación independentista armada Katipunan, se inspiró en las ideas que el joven médico masón José Rizal había expresado en dos novelas suyas, Noli me tangere y El filibusterismo, y el 12 de junio de 1898 se proclamó la independencia.

La Constitución que entonces se promulgó (Constitución de Malolos) estaba escrita en español, y establecía el idioma español como lengua oficial y unificadora de la nueva República de Filipinas. Estados Unidos (EE.UU.), que desde tiempo ansiaba apoderarse del archipiélago filipino (así como de Cuba, Puerto Rico Guam y otras varias islas españolas del Pacífico). Como ya había hecho con Hawaii en 1895, EE. UU. se inmiscuyó en las luchas internas so pretexto de proteger los intereses norteamericanos en los agitados territorios.

Y es que, tras haber intentado comprar dichas islas en varias ocasiones, Estados Unidos finalmente declaró la guerra a España en 1898, para apoderse de ellas por la fuerza. Con su entonces moderna marina, EE.UU. derrotó a España con el pretexto de ayudar a los pueblos cubano y filipino en su lucha de liberación.

En realidad, el emergente nacionalismo estadounidense, en fase expansiva y tardo-colonial, con solapado carácter imperial-mercantil, más bien aspiraba a anexionarse todas aquellas colonias de la Oceanía y el Caribe, que una España histórica y socialmente debilitada no podría defender. Las conversaciones de paz culminaron en el Tratado de París del 10 de diciembre de 1898, en virtud del cual se puso fin a la guerra hispano-estadounidense.

En las sesiones de dicho Congreso, donde EE.UU. no permitió la presencia de delegados filipinos o cubanos, España se vio forzada a ceder el archipiélago y las demás colonias del Caribe y Oceanía a Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *