Conclusión del Sínodo de Obispos y celebración del 120 aniversario de la inmigración ucraniana a Brasil

Conclusión del Sínodo de Obispos y celebración del 120 aniversario de la inmigración ucraniana a Brasil

 

Ciudad de Curitiba – Estado de Paraná- República Federativa del Brasil, domingo 11 de septiembre de 2011.- Con motivo de la conclusión del Sínodo de Obispos y conmemorarse el 120 aniversario de la inmigración ucraniana a Brasil, Su Beatitud Sviatoslav, Arzobispo Mayor de Kiev – Galitzia y Primado de la Iglesia Greco Católica Ucrania, presidió la celebración de una solemne Divina Liturgia pontifical. Fueron sus concelebrantes los demás obispos participantes de ese evento y sacerdotes e invitados especiales.

 

Durante el oficio religioso, entre otros, estuvieron presentes Igor Grushkó, Embajador de Ucrania en Brasil, Larissa Mironenko, Cónsul de Ucrania en Curitiba, autoridades estatales y de la comunidad ucraniana.

 

En su sermón el primado de la Iglesia, entre otras cosas, comparó la historia de los ucranianos en Brasil a la luz de la parábola evangélica de la viña. “Al igual que la viña bíblica, el pueblo elegido de Dios del Antiguo Testamento, fue plantada por la mano derecha del Señor, en nuestros tiempos la vid que Dios plantó en la tierra de la Providencia de Brasil fueron todos los fieles de nuestra Iglesia, y los trabajadores, o sea, sus pastores, catequistas y todos a los que el Señor confió los cuidados y protección de su viña. Hoy queremos dar buenos frutos de la viña en las manos de Dios el Padre junto con la oración testimonio de su amor y cuidado para nuestra gente aquí en Brasil en los últimos 120 años.”

 

Dirigiéndose a los jóvenes brasileños, Su Beatitud Sviatoslav, los llamó “el futuro de nuestra Iglesia en Brasil y los animó a continuar manteniendo la santa fe y a trasmitirla a sus hijos, nietos y bisnietos».

 

En el discurso final, los Obispos agradecieron, a Su Beatitud Sviatoslav, por haber propuesto la realización del Sínodo Patriarcal y el Sínodo de los Obispos en Brasil. En nombre de todos, el obispo Vladimir, deseó, para el jefe de la Iglesia, «continuar por muchos años abogando por el pueblo de Dios en el camino de la verdad y el amor», y se cantó en ucraniano y portugués ¡Многая літа! – ¡Muitos anos! (Muchos años).

 

 

 

 

__._,_.___
ACTIVIDAD RECIENTE:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *