COMUNIDADES JUDIAS EN VENEZUELA

El contenido de la presente página se encuentra en revisión

Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela
E-mail: caiven@cantv.net
Página Web: www.caiv.org

Población General 21 378 000 ~ Población Judía 15000

Vida comunitaria
La comunidad está organizada bajo el paraguas de la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV) integrada por: Asociación Israelita de Venezuela (AIV) -Sefardí-, Unión Israelita de Caracas (UIC) -Ashkenazí-, Federación Sionista de Venezuela (en representación de todas las organizaciones sionistas), Fraternidad Hebrea B’nai B’rith de Venezuela y Federación Venezolana de Mujeres Judías. También los movimientos juveniles y las comunidades del interior del país son afiliados a la Confederación. La mayor parte de la población judía vive en Caracas. El segundo grupo en importancia se ubica en la ciudad de Maracaibo. También existen pequeñas comunidades en otras ciudades del país, como Valencia, Mérida y Puerto La Cruz.
El Vaad Hakeilot reúne a la AIV y la UIC para asuntos comunes como educación, ayuda social, información y seguridad. Además, existen otros establecimientos educativos. La parte recreativa está a cargo del Centro Social, Cultural y Deportivo Hebraica que posee amplios espacios en el este de Caracas. El órgano de prensa de la comunidad es el semanario Nuevo Mundo Israelita, con treinta y dos años de publicación ininterrumpida. Adicionalmente, existen revistas como la de Hebraica, la de Yad Vashem y Maguen, que se edita trimestralmente por el Centro de Estudios Sefardíes de Caracas. Asimismo tanto la CAIV como sus instituciones confederadas han editado diversas publicaciones sobre temas relacionados con el judaísmo y con la comunidad.
En el aspecto de asistencia social funciona una red que agrupa a todas las organizaciones benéficas de la comunidad. Otras instituciones benéficas destinan su ayuda al entorno no judío.
Un cierto número de miembros del ishuv se ha destacado en distintos campos del quehacer nacional como arte, ciencias, industria y comercio, entre otros.
La comunidad mantiene el Sistema Educativo Comunitario (SEC) formado por un pre-escolar, una primaria y una secundaria, que funcionan en Hebraica bajo el nombre de Unidad Educativa «Moral y Luces Herzl-Bialik». Un alto porcentaje de los niños y jóvenes en edad escolar (aproximadamente mil ochocientos) están matriculados en el SEC. El Colegio Sinai, de corriente más religiosa, atiende a ciento cincuenta alumnos. Existen además en Caracas, otras instituciones educativas judías más pequeñas. En Maracaibo funciona el Colegio Bilú, con 25% de niños judíos. Anualmente se organiza un viaje a Israel con los alumnos del 4? año de Bachillerato.
El Instituto para Altos Estudios Judaicos (ISEJ), patrocinado por la Federación Sionista de Venezuela, ofrece cursos para adultos dentro y fuera de la comunidad judía.
A su vez, el Centro de Estudios Sefardíes de Caracas promueve la cultura sefardí entre cuyas actividades figura la Semana Sefardí, que ya se realizado nueve veces. El Museo Sefardí de Caracas «Morris E. Curiel», de más reciente data, ha realizado varias exposiciones muy bien recibidas dentro y fuera de la comunidad. Por su parte, la Unión Israelita de Caracas posee en su sede el Museo «Kern» y a través de su Dirección de Cultura, realiza numerosas actividades culturales. Durante varios años la WIZO ha organizado la exhibición de arte Bijoux considerada una de las más importantes del país.
Entre las actividades de Hebraica figuran las realizadas por su Centro Cultural Educativo Hebraica «Gonzalo Benaím Pinto».
La vida religiosa es intensa y es atendida por diez y seis sinagogas. Las dos mayores son la Gran Sinagoga Tiferet Israel, de la AIV y la Sinagoga Adam y Clara Slimak, de la UIC. También funcionan sinagogas en Maracaibo, Porlamar, Valencia, Maracay y Puerto La Cruz. En Caracas existen Yeshivot, Kolelim, carnicerías y panaderías casher.
La UIC y la AIV poseen panteones en varios cementerios de Caracas. El cementerio judío más antiguo, cuya primera tumba data de 1832, está en Coro.

Historia de la Comunidad Judía en Venezuela
En 1821, a poco tiempo de que Venezuela se constituyera como país independiente, se instauró el primer establecimiento de judíos en el país. Este grupo, conformado por judíos sefaradíes, eligió la ciudad costera de Coro, no muy distante de la isla de Curaçao.
Su establecimiento fue posible, gracias a que las relaciones comerciales entre Venezuela y las islas circundantes se incrementaban en aquel entonces y por ello promulgaron leyes que garantizaban la libertad de cultos.
Los comerciantes judíos de Curaçao mantuvieron lazos con Venezuela, a la que abastecían con diferentes mercaderías. Durante la Guerra de Independencia los judíos de Curaçao apoyaron la gesta independentista de Simón Bolívar y algunos de ellos como, Juan Bartolomé De Sola, Benjamín Henríquez y Samuel Henríquez se enlistaron en el ejército patriota. Cuando el libertador venezolano tuvo que escaparse de los españoles a Curaçao, él y sus hermanas encontraron refugio en la casa del abogado judío Mordechai Ricardo. Después de la independencia, además de Coro, hubo asentamientos de Sefardíes en otras ciudades costeras como Barcelona, Puerto Cabello, Maracaibo y Caracas. Al ser Venezuela un país relativamente secular y con una estructura social flexible, algunos judíos lograron posiciones de cierta prominencia.
A partir de la segunda mitad del siglo XIX hubo una continua corriente migratoria de judíos provenientes de Marruecos, que sentaron las bases de la comunidad judía organizada. Luego de varios intentos organizativos en 1907 y 1919, la Asociación Israelita de Venezuela que agrupa a los judíos de origen sefardí se constituyó en 1930. En el año 2005, esta institución cumplió setenta y cinco años de fructífera existencia.
En la década del 30 llegaron inmigrantes Ashkenazíes a Venezuela, provenientes de Europa Central y del Este, particularmente de Rumania, Alemania, Austria, Polonia y Checoslovaquia. Después de la Segunda Guerra Mundial se incrementó el ingreso de inmigrantes judíos europeos. En 1950 se creó la Unión Israelita de Caracas que agrupa a los judíos Ashkenazíes. A fines de la década del 50, numerosos judíos marroquíes y de otras partes del mundo, como Egipto, Hungría e Israel, así como también de países de Latinoamérica, aumentaron el número de integrantes de la comunidad judía venezolana.
En 1939 el gobierno del general Eleazar López Contreras , en un gesto que lo enalteció, permitió el ingreso al país de un grupo de judíos que habían salido de Alemania en los barcos «Caribbea» y «Koenigstadt», y fueron rechazados en distintos puertos de América, incluido Curazao. Iban a ser devueltos a la muerte segura, cuando Venezuela les abrió sus puertas.
No fueron muchos los judíos europeos que tuvieron la suerte de los pasajeros del «Caribbea» y del «Koenigstadt». Una circular girada por la Cancillería venezolana a todos sus consulados en el exterior, prohibía expresamente otorgar visas a judíos.
Al concluir la guerra en 1945, llegó un número importante de sobrevivientes originarios de Rumania, Polonia, Hungría, Checoslovaquia, Yugoslavia, Grecia, Austria y Alemania. Muchos cambiaron sus apellidos para poder ingresar al país, ya que se mantenía vigente la antes mencionada circular.
En 1946 la comunidad ashkenazí funda el Colegio Moral y Luces Herzl Bialik. En sus comienzos el alumnado fue mayoritariamente perteneciente a ese sector. Pero al pasar de algunos años, los sefarditas comparten la tarea educativa y se transforma en el colegio de toda la comunidad y en el factor determinante de la unidad entre los judíos venezolanos, sin distingo de origen.
A partir de 1948, con la creación del Estado de Israel, se produce una emigración masiva de judíos desde países musulmanes en donde la presencia de estas comunidades había sido milenaria. Llegan a Venezuela desde Egipto, Siria y Líbano. Y al proclamarse la independencia de Marruecos, en 1956, se produce una importante inmigración de judíos que venían de Tetuán, Tánger, Melilla, Ceuta y otras ciudades del norte de África donde el español era el idioma predominante. Se encontraron con instituciones ya consolidadas, con sinagogas y con un colegio comunitario. De inmediato se incorporaron a la vida judía y a las actividades comerciales e industriales.
La comunidad judía de hoy está constituida por judíos venezolanos hasta de cuarta generación y por otros cuyos padres, o ellos mismos, nacieron en otras tierras.
Los integrantes de las distintas inmigraciones judías que llegaron a Venezuela se dedicaron, en su gran mayoría, al comercio. Pronto muchos incursionaban en actividades industriales y financieras.

Novedades sobre la Comunidad Judía de Venezuela

Nuevas autoridades en la Union Israelita de Caracas

2 comentarios en “COMUNIDADES JUDIAS EN VENEZUELA

  1. ¿A qué hora y dónde se reuniran este shabat en Valencia, Venezuela? Gracias. Mi madre fue maestra en el Herzel Bialik de Caracas. Amo a Israel, con todo mi corazón. Mi tlf es 0241-511.23.07. Shalom, paz, salam.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *