Comunidades Judías bajo fuego

Comunidades Judías bajo fuego

25.12.2012 18:59  |
El 8 de noviembre de 2012, un árbol conmemorativo del Holocausto fue talado en un parque en Weymouth, Inglaterra. El mismo día, en Marsella, Francia, una carta antisemita pidiendo otro Holocausto fue enviada a las sinagogas judías, por tercera vez en apenas unos días. El 10 de noviembre, 74º aniversario de los hechos de la Kristallnacht («Noche de Cristal») en Alemania, varias placas conmemorativas del Holocausto fueron destrozadas en Greifswald, Alemania del Este – y esto es sólo una pequeña lista de incidentes antisemitas que tienen lugar en todo el mundo a diario.

Cada vez más frecuentes ataques antisemitas, junto con alertas regulares respecto a la intención de Irán y Hezbollah para llevar a cabo más ataques terroristas contra objetivos judíos e israelíes en todo el mundo, se han convertido en causa de creciente preocupación.

La Agencia Judía apunta a una clara tendencia del aumento del número de incidentes antisemitas en el último año. Hace unos meses, la Agencia decidió crear una fundación que ayuda a las diversas comunidades judías de todo el mundo con la seguridad financiera y la protección de sus instituciones y organizaciones locales.

«Hemos identificado un creciente temor entre las comunidades judías en materia de seguridad en torno a sus instituciones», dice Josh Schwartz, Secretario General de la Agencia Judía. «En el caso de la masacre en la escuela judía en Toulouse (donde en marzo de 2012, un ataque de un solitario terrorista se cobró la vida de cuatro personas – un padre, sus dos hijos y otra chica), si llegaban a tener un guardia de servicio o si cumplían con las medidas de seguridad más importantes, el terrorista pudo haber seguido de largo.”

«La fundación, financiada enteramente por donaciones y no por presupuestos del gobierno, fue creada por el Presidente de la Agencia Judía, Natan Sharansky, en coordinación con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.”

«Hemos sido testigos de un aumento de incidentes violentos, sobre todo en Europa, en forma de ataques contra judíos. El antisemitismo que sólo aumenta y más que nada, en la medida en que les corresponda, representa un riesgo para los valores democráticos, a la libertad de expresión y la libertad de religión en esos países.”

Según Hermon, durante los primeros ocho meses de 2012, unos 400 incidentes antisemitas se produjeron en Francia – un 50% de aumento en comparación con el mismo periodo de 2011. Esos acontecimientos también fueron mucho más violentos. En Gran Bretaña, también, hubo un marcado aumento en el alcance de los incidentes antisemitas este año. 299 casos de 513 incidentes reportados fueron definidos como antisemitas, entre enero y junio de 2012. Dos tercios de esos incidentes se registraron en o después del 19 de marzo, probablemente bajo la influencia de la masacre en Toulouse. En Berlín, Alemania, 90 incidentes antisemitas se registraron durante los primeros tres meses de 2012, mientras que sólo 89 casos se han registrado en el conjunto de 2011.

«A pesar de lo que habíamos pensado, de que el asesinato en Toulouse tendría un efecto moderador, se nos ha demostrado lo contrario, ya que ha habido un aumento desde entonces.”

“En el pasado, este tipo de incidentes se producían normalmente en conjunción con las fiestas o con eventos que tenían lugar en Medio Oriente, pero hoy en día no somos capaces de identificar un factor desencadenante y definitivo. Una huelga de rutina en Grecia podría acabar con la profanación de un monumento del Holocausto. Día tras día, recibimos información acerca de vandalismo de sinagogas y escuelas judías con graffitis. »

En la Agencia Judía se dividen los hechos sobre la base de la fuente de cada incidente, entre otros criterios, en clásico antisemitismo cristiano, elementos neonazis, deslegitimación de Israel, etc. Alrededor del 95% de los incidentes que están teniendo lugar en Europa son instigados por activistas de la Yihad islamista extrema. Según Amos Hermon, en el pasado mes de septiembre un cóctel Molotov fue arrojado a un supermercado judío en Sarcelles, y en octubre, se disparó contra la fachada de una sinagoga. El hombre sospechoso de bombardear el supermercado fue asesinado a tiros en Estrasburgo, y resultó ser un miembro de una célula islámica extrema involucrada en la organización de los ataques antisemitas. Al mismo tiempo, no todos los incidentes contra los elementos judíos son clasificados  inmediatamente como un incidente antisemita. Para definir un incidente como un incidente antisemita realiza un examen cuidadoso y requiere de largo tiempo.

«Malmo, en Suecia tenía una comunidad magnífica judía hasta hace unos 5 años. Actualmente, entre el 30% y el 40% de los habitantes del pueblo es musulmán, y hay un acoso diario a niños con aspecto judío, así como también ataques contra las instituciones comunitarias» dice Amos. «En Noruega, las emociones anti-israelíes son muy fuertes. El 40% de las personas en Noruega compara la actitud de Israel hacia los palestinos con la actitud de la Alemania nazi hacia los habitantes de los países ocupados durante la Segunda Guerra Mundial.”

«Son incapaces de diferenciar entre la crítica legítima de las actividades de Israel en los territorios y una vista antisemita. En el pasado, no era políticamente correcto ser antisemita, pero esto está disminuyendo gradualmente. Hablar de manera antisemita es casi la corriente principal en la Europa de hoy. Jefes de Gobierno, en su mayoría en Gran Bretaña y Francia, están haciendo un esfuerzo considerable para arrancar de raíz esta situación, pero las comunidades musulmanas poseen un poder electoral cada vez más creciente, así como miembros del parlamento, líderes de opinión, periodistas y columnistas – y no se avergüenzan de expresar su  opiniones antisemitas o implicar cosas en este sentido.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *