COMUNIDAD JUDIA DE CUBA

El contenido de la presente página se encuentra en revisión

LA HABANA
Patronato de la Casa de la Comunidad Hebrea de Cuba (Beth Shalom)
E-mail: beth_shalom@enet.cu
E-mail: patronato_ort@enet.cu
Página Web: http://www.chcuba.org/
Página Web: www.jewishcuba.org

Adath Israel (Orthodox)
Página Web: www.adathcuba.com

SANTIAGO DE CUBA
Comunidad Hebrea Hatikva (Conservative)
E-mail: hatikva@chh.ciges.inf.cu
Página Web: http://jewishcuba.org/hatikva

CAMAGUEY
Comunidad Hebrea Tifereth Israel

Población total 11.382.820 ~ Población judía 1700 judíos

Vida comunitaria
Los judíos de Cuba pertenecen a tres comunidades principales: la sefaradí, la ashkenazi y la ortodoxa. Un comité integrado por cinco líderes comunitarios pertenecientes a las tres comunidades los representa ante las autoridades estatales. El Patronato, donde funciona la sinagoga ashkenazi, ha sido recientemente renovado, con la ayuda del Joint Distribution Committee.
En la actualidad, aproximadamente un 65% del total general de la comunidad hebrea en el país está integrado por judíos sefaradies. El Centro Hebreo Sefaradí de Cuba posee un edificio moderno en pleno centro de la Capital. Se celebran servicios religiosos el viernes por la noche (Kabalat Shabbat) y sábados por la mañana (Shajarit). También se celebran todas las festividades. En el Centro funciona una Escuela Dominical comunitaria para adultos, así como la escuela para maestros de Hebreo, que tiene como finalidad incrementar la preparación de los educadores para su tarea. La Congregación está compuesta por 80 familias. Cuentan con coro y grupo de bailes israelíes, formados ambos por los miembros juveniles de la Congregación. La antigua Sinagoga ? Unión Hebrea Shevet Ajim ? aportó al Centro Hebreo 5 rollos de la Torá que son los más antiguos en Cuba, por lo que actualmente el Centro Hebreo Sefaradí cuenta con 9 rollos de la Torá en su arca, constituyendo esto la mayor riqueza de la congregación. Ninguna de las Sinagogas del país cuenta con un Rabino ni un Jazán. Todos los servicios son conducidos por los propios congregantes. La comunidad pertenece al Movimiento Conservador.

Historia
En 1492, cuando Cristóbal Colón llega a costas cubanas, su primer asistente, Luís de Torres, se convierte en el primer judío en poner sus pies en suelo cubano. De ahí en adelante, no hay datos sobre la presencia judía en Cuba, pues los archivos de la Iglesia Católica no han podido ser examinados. Los últimos años del siglo XIX son testigos de la guerra entre España y Cuba. En 1898, Estados Unidos unilateralmente declara la guerra a España. Formando parte del ejército libertador de Cuba, varios oficiales judeo-americanos, y otros que estaban envueltos en la industria de la caña de azúcar y los ferrocarriles, deciden fundar la primera congregación judía en 1906, que se denominó United Hebrew Congregation. Más tarde, en 1908, comienza la inmigración sefaradi, principalmente proveniente de Turquía y, en menor grado, de Siria y Grecia. En 1914 es fundada la primera Sinagoga sefaradi con el nombre de Unión Hebrea Shevet Achim, la cual funciona hasta el año 1995, en que se hace necesario cerrar sus puertas debido al deterioro de la instalación.
Sucesivas olas inmigratorias se suceden alrededor de las dos guerras mundiales. Antes del año 1959, la presencia sefaradi puede encontrarse a todo lo largo y ancho del país. En los primeros años de la década del 60, se produce una emigración de aproximadamente el 90% de quienes componían la Comunidad Judía de Cuba, fundamentalmente la parte más opulenta de la comunidad. Cuando esto se produce, ya funcionan en la capital del país dos Sinagogas sefaradies, pues en 1954 se había fundado el Centro Hebreo Sefaradí de Cuba, la única Sinagoga sefaradi que funciona actualmente en La Habana. Asimismo, aparte del Centro Hebreo Sefaradí, funcionan dos Sinagogas sefaradies en el interior del país: Hatikvah en Santiago de Cuba y Tiferet Israel en Camagüey. Otros grupos de judíos sefaradies pueden encontrarse en Guantánamo, Manzanillo, Campechuela, Cienfuegos, Santa Clara, Caibarién y Sancti Spiritus.
La declaración del Congreso Comunista de Cuba en 1992 de que los cubanos podían practicar su religión y permanecer miembros activos del Partido Comunista, marcó el comienzo de un renacer del judaísmo y de su cultura, después de años de asimilación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *